miércoles, 29 de julio de 2015

Tinta acerca de la tinta. ¡Dígame Madame Kalalú!

Desde el día martes 21 de julio, cuando llegó a mis manos el libro Salsa desde mi balcón. Relatos y alegatos de un melómano, heexperimentado cierta inquietud respecto a su contenido, pues conozco (gracias al trabajo que realiza en su programa Música Maestro) de las calidades y capacidades de Alexis Méndez. Sin embargo, me inquietaban aún más las reflexiones y opiniones que pudieran estar consignadas en su texto y que me permitirían conocer mejor la visión y posición de Alexis respecto al consumo y disfrute de la salsa, no solo en su país, sino fuera de él. Eso me impulso de inmediato a abordar el libro, con la pausa y reposo que merecen este tipo de obras.

Me parecieron muy interesantes las palabras de Julie Sellers y Alex Quezada plasmadas en la introducción. Justo después, en el momento que llego a la página No. 25, donde inicia "El nacimiento de un salsero, a manera de introducción", mi estado de ánimo cambió fuertemente. La emotividad aparece y mi mente se remonta al pasado, pues mientras leía la experiencia de Alexis al recibir de regalo (en cumpleaños No. 09) ese soberbio álbum de Rubén y Willie denominado “Canciones del Solar de los Aburridos”, recordé el momento en que a mis manos también llegó el mismo disco a los 12 años, de la mano de mi papá que en esa época se presentaba (los jueves o los viernes por la tarde) con algún LP y en una de esas tardes apareció con ese, el cual fue (en mi caso personal) determinante en el ejercicio de melómano, que sin darme cuenta había iniciado a los 10 años de edad.

No tuve forma de continuar con la lectura, el recuerdo de esa experiencia me abordó y me quedé pensando en el pasado viernes 24 de julio, fecha en la que viajaría a Santa Marta (mi ciudad natal) no solo con el objetivo de visitar a mis padres, sino también con otro muy preciso: Sacar del mueble donde reposan los discos que aún le quedan a mi progenitor esa impresionante producción discográfica.

Una vez llegué a la casa de mi padre, saqué el LP de su carátula, lo coloqué sobre el tocadiscos, le coloqué "100 pesos" de volumen y coloqué de inmediato el tema “Madame Kalalu”. Papá salió del cuarto, se sentó en el comedor y empezó a cantar con un tono muy bajo ese tema. Recordé aquella tarde de mis 12 años y sencillamente, no hay forma de describir en este texto lo que sentí en el momento en que escuché el coro "¡Digame Madame Kalalu!". Fue tal la emoción que suspendí lo que hacía para pensar en cómo restaurar (con toda la mística y cuidado posible) la carátula del disco, la cual tenía algunas averías.

Resultado de la operación: Me dediqué parte de la mañana (junto con mi amada compañera) a restaurar esa carátula (y otras más), todo esto, producto del bello relato de un amigo quien compartió (seguramente con gran emoción al momento de escribir) la experiencia de haber tenido ese regalo de cumpleaños en sus manos y que marcaría (como quizá ha sucedido con muchos) la forma en que daba inicio a un recorrido fantástico y adictivo por el mundo musical de la salsa y sus alrededores.

Alexis Méndez, además de ser una persona alegre, accesible y de una extraordinaria energía, es un melómano consumado, y en un punto de maduración muy alto, con una seria capacidad investigativa y autoridad para emitir opiniones sobre lo que escucha y la manera como lo impacta, no me cabe la menor duda que las páginas que me faltan por leer de su libro, no solo contribuirán a entender mejor la forma en que se consume y disfruta la salsa en la República Dominicana, sino que también me ayudará a conocer mejor a un ser humano que trabaja de manera incansable por la difusión de esta música y otras, seguramente con la intención de contribuir (de alguna manera) a la conformación de una comunidad de oyentes que aprecien esta expresión y muchas otras que identifican a nuestra América Latina, en cada uno de sus barrios, en cada una  de sus esquinas, en cada uno de sus balcones.

Orlando Emilio Ruiz Reyes.
Barranquilla.

Puedes leer otras cconsideraciones en torno al libro Salsa desde mi balcón. Entra AQUI

Tinta acerca de la tinta. Un café colombiano para leer el libro Salsa desde mi balcón

Por: Héctor Iván Vanegas Cifuentes – Sociólogo - UNAULA

Muchas podrían ser las maneras de introducir este escrito dedicado al libro “Salsa Desde Mi Balcón” del escritor Alexis Méndez; pero ninguna podría describir la felicidad que da para un lector foráneo a la República Dominicana tener entre sus manos el anhelado texto; el mismo que por fin permita sentarse en el balcón antiqueño, acompañado de un cafecito colombiano para iniciar la lectura voraz que invite a descubrir de la mano literaria de un experto, los aportes que una cultura tan rica y diversa como la dominicana pueda regalar a un desapercibido lector que desea descubrir lo básico, bello y divertido de dos ritmos que se meten más allá de la piel como lo son la salsa y el merengue.  

Sociológicamente, lo primero que encuentro en esta lectura, es sin lugar a dudas, su amplia visión antropológica, política y urbana para reconocer al barrio popular, quizá marginal de toda nuestra América Latina, como la célula primaria, convertida por nuestros dirigentes en exponente máximo de inequidad.

Posteriormente, advierto que Alexis identifica el son cubano como la base esencial de la salsa, el ritmo madre, con el que se cohesionan los distintos géneros musicales que se interpretan en el Caribe y con los que viajan altivamente los migrantes hacia Estados Unidos. Estos son latinos que en Nueva York encuentran una agreste y vigorosa capital del mundo que le da la oportunidad a que una comunidad marginada y alejada de sus tierras, producto de su necesidad, descubra en la música un motivo perfecto para ratificar  identidad y relación común que nos une en un mismo ritmo, en un solo lenguaje: la salsa. Es un lugar válido donde los sones del tambor África, los sonidos de vientos amerindios unidos a los cánticos de felicidad que en medio de la marginalidad, hallan la cédula de ciudadanía perfecta para lograr unirnos como Simón Bolívar lo soñó.

El libro Salsa desde Mi Balcón, me lleva a recordar los esfuerzos que escritores y literatos han hecho para hacernos entender la importancia del legado que España nos ha dejado con la lengua castellana, la misma que nos permite a los hispanos en la distancia, o en el exilio para muchos, estrechar lazos, romper vanidades y diferencias etnográficas radicalizadas en cada país para construir una identidad que nos ratifica como un continente negro, amerindio que busca espacios en medio de los "todopoderosos" países desarrollados que nos sacuden en la exclusión, que nos someten las corruptas élites que dirige América latina.

Analizo este pensamiento en comparación con Medellín donde, al igual que en Santo Domingo la exclusión, migración, pobreza, barrio, música y marginalidad hacen parte de nuestros males comunes. Surgen interpretaciones en medio de la marginalidad, donde la capital de Antioquia ha sido la ciudad embrionaria de una de las células más severas, el narcotráfico que ha marcado la pauta sobre el modus operandi, una sangrienta y rentable actividad criminal para el mundo.

Los pueblos acorralados por la sangre y la exclusión buscan el arte como refugios para soportar el amargo sabor de la descomposición social. La música salsa y el merengue representaron un bálsamo para nuestro territorio en un momento clave en que en los barrios buscábamos soportar la violencia, y nos uníamos en el dolor y la tragedia.

Las comunidades empobrecidas que pagaron el tributo con la sangre y muerte, en especial de su juventud, producto de las mafias que manipulaban y corrompían todo a su paso, y donde no se salvó de la corrupción ninguna institución social como la familia o el Estado, se quedaron huérfanas y hurgaron en algunos géneros musicales para cantar el alivio a la amargura que deja la marginalidad y la tragedia. Canciones salseras como sobre una tumba humilde de Cheo Feliciano, o la Cuna Blanca de Raphy Leavit y La Selecta servían para enterrar entre sollozos y llanto a nuestros jóvenes. Ahora bien, para evocar el desplazamiento forzado, llegaron canciones como la que dice, “se marcharon los Rodríguez/ no se sabe para donde... Estas son muestras de ese  cancionero que arropó la ciudad.

El merengue no se queda atrás. Temas como Una fotografía de Bonny Cepeda, eran la remembranza del amor que partió y que a su vez recordaba al familiar perdido. Otra que se acogió con gran cariño fue Ojalá que llueva café en el campo de Juan Luís Guerra, la cual  enterneció al campesino que veía como el narcotráfico se apropiaba de las mejores tierras expulsándolos hacia la marginalidad de las ciudades.

Culturas como Medellín, a través de la tragedia acogen esos ritmos, los universaliza entre su población y rompen la barrera de la exclusión social. En su apertura a esas clases convergente, unida por la tragedia, un día la salsa y el merengue llegaron a replantear esas viejas relaciones de exclusión y rechazo.

Estas similitudes son sin duda un objeto de análisis e investigación propios de la creación de un futuro trabajo literario. El Libro Salsa desde Mi Balcón permite,  desde mi óptica multicultural, asociar el fenómeno presentado en  Nueva York en torno a la salsa, y los usos del lenguaje y las identidades latinas, con nuestra cruda realidad padecida a raíz del narcotráfico en nuestro país.   

Otro tema de análisis que me interrogó a raíz de la investigación que realizó mi hermano Alexis Méndez, se deriva de su narración sobre el fuerte posicionamiento comercial y decidido del merengue desde los años 70, en el cual Wilfrido Vargas y las orquestas que de él se derivaron, como Los Hijos del Rey, marcaron la pauta de los éxitos musicales. De esta última agrupación, llama la atención el  entramado de litigios jurídicos por intereses comerciales y de derechos entorno a este género musical. 

Resulta asombroso para un lector de lejanas tierras, encontrar como  el  merengue del los 70 encarna disputas por cantantes, nombres de orquestas, sellos disqueros y demás protagonismos. Todo este capítulo terminó generando interrogantes, dejando un sabor amargo sobre su origen y sobre todo sembrando incertidumbres a un lector ajeno a esta realidad. Lo primero que puede preguntarse es si estos conflicto abonaron en el  merengue el inicio de esa caída en el ámbito internacional y del escenario discográfico mundial.

Cuándo los movimientos políticos, sociales, musicales entre otros tienen episodios virulentos, no puede esperarse de ellos el surgimiento de nuevos líderes o dirigentes que fortalezcan y mantengan sus causas.

Propondría a nuestro escritor Alexis, como creador del libro Salsa desde Mi Balcón, ampliar la investigación para establecer si el origen disputado de los derechos de los recaudos del merengue en el entorno de Los Hijos del Rey, impidieron que se abrieran  democráticamente las puertas a nuevos músicos y agrupaciones, lo que en el corto tiempo cerró el proceso musical y privaron al mundo melómano que pudiera disfrutar de este hermoso género musical de una manera más continua y prolongada en el tiempo.

Imposible pasar por alto algo que en estas tierras cafeteras fue considerado toda una Innovación para el género literario de la música. Por primera vez, vemos incorporado a un libro y para nuestro orgullo proveniente de República Dominicana, de la ingeniosa creatividad de Alexis, la idea de vincular el papel con lo digital por medio del Código de Respuesta Rápida (QR) para enlazar al lector con la música de la cual hace referencia en su libro, permitiendo consultarla en el acto a través de YouTube.

En adelante podrán escribirse nuevos libros sobre música que diviertan e ilustren al lector con la rapidez que facilitan los enlaces de la conectividad a Internet. Con esta técnica se siembra la necesidad de capacitar en esta tecnología a inquietos escritores y se abre un horizonte que reconcilia al papel, la tinta y el Internet que tanto discrepan entre sí.

Una última recomendación para Alexis y que se la presenté personalmente, la cual acogió y se comprometió a tenerla en cuenta para la próxima edición de su libro, la encontré en la parte final, en la sección donde en una tabla enumera 100 álbumes esenciales de la salsa que entraron con fuerza en la Republica Dominicana. Voluntariosamente optó por presentar estos álbumes mediante un listado alfabético, aunque aparce una columna que refiere el año de cada trabajo; sin embargo, le sugerimos plantearlo cronológicamente, así, el lector podría identificar por décadas qué autores, compositores u orquestas entraron progresivamente en este ámbito musical.

Nosotros los colombianos podríamos identificar cuál fue la primera agrupación que entró a la República Dominicana, con qué tema y en qué fecha va para así progresivamente tener la proyección en el tiempo y el análisis de nuestros grupos y músicos, entre los que se destaca el Grupo Niche.

Visto así, será una herramienta más práctica de análisis e investigación que aporta Salsa Desde mi Balcón para que futuras investigaciones y trabajos literarios  puedan apoyarse en sus esfuerzos.  

Aprovecho nuevamente para felicitar el trabajo de Alexis Méndez, exaltar su narrativa clara, didáctica, y nuevamente invitarlo para que ese trabajo intercultural que empezó a realizar entre Colombia y República Dominicana se convierta en literatura fluida, que utilice las redes sociales porque hay mucho que aprender entre ambas naciones a nivel cultural y musical. Nosotros, los hijos de la exclusión de América Latina debemos encontrar en los vínculos que nos unen la manera de romper con la marginalidad a la que detreminadas clases sociales y élites gubernamentales nos han sometido.

Puedes leer otras cconsideraciones en torno al libro Salsa desde mi balcón. Entra AQUI

martes, 28 de julio de 2015

Resumen de Música Maestro. Bienvenida a Alexis Méndez

El domingo 26 de julio, equipo de Música Maestro recibe al productor del programa, Alexis Méndez, quien se reintegra luego de una pausa, a cuasa de un periplo cultural y académico realizado por la ciudad de Medellín, en Colombia.
No olvides escucharnos los domingos de 3:00 a 5:00 de la tarde (hora de República Dominicana) por Quisqueya FM (96.1) y por el siguiente enlace: http://certv.gob.do/live/quisqueyafm/index.php .

jueves, 2 de julio de 2015

Pachy Carrasco. Cómo nace la combinación de Take 5 y Mediterráneo

El talentoso músico y productor Pachy Carrasco visitó la cabina de Música Maestro, a propósito de la presentación de su agrupación Bossa & Pop, esta noche (2 de julio) en el Santo Domingo Jazz Festival de Casa de Teatro.


A continuación, un fragmento de la participación de Pachy en nuestro espacio, en la que explica como le surgió la idea del tema “Take to The Mediterráneo”, combinación de los temas “Take 5” de Paul Desmond (éxito de Dave Brubeck) y “Mediterráneo”, clásico de la canción hispana, de la autoría de Joan Manuel Serrat. (1)






(1) Un lapsus hizo que Pachy mencionara el nombre Juan Manuel Calderón; pero en realidad se refería a Juan Carlos Calderón (Santander, Cantabria, 7 de julio de 1938 - Madrid, 25 de noviembre de 2012), compositor, productor y arreglista español.

miércoles, 24 de junio de 2015

Lo malo se va bailando. Nuevo éxito de la salsa dominicana

La estrella de la salsa, Alex Matos irrumpe nuevamente en la escena musical, creando con su música una evolución dentro del género Salsa. Y es que a pocas semanas del lanzamiento de su nuevo tema titulado "Lo Malo Se Va Bailando," ha logrado posicionarse entre los más pedidos en la radio Dominicana. Esta semana, Alex Matos logra mantenerse en la cima de la listas de registro musical de la República Dominicana al alcanzar por quinta semana consecutiva el puesto #1 en el renglón salsa de las empresas Chequeador.com y MonitorLatino.com"Lo Malo Se Va Bailando" esta disponible en iTunesPandora y Spotify, entre otras plataformas digitales.



Con su tema “Lo Malo Se Va Bailando” el artista supera su propio récord, establecido previamente por sus primeros tres sencillos “Una Noche no es Bastante”, “Si Entendieras” y “Amor Perfecto” que lograron conectar rápidamente con el movimiento salsero dominicano generado hace unos años por varios exponentes del género, donde Alex Matos ha logrado establecer su propio espacio.
En Estados Unidos y Puerto Rico, ya se empieza la ardua promoción de su exitoso sencillo “Lo Malo Se Va Bailando”, tema que penetró rápidamente hace semanas entre los clubs y discotecas latinas, gracias a la gran pegada que tiene el artista en Quisqueya y el trabajo de los DJs que han apoyado al talentoso salsero.
Solidificando su posición, Alex Matos se encuentra en una extensa gira promocional de medios en su país, visitando los programas estelares, donde deleita a los televidentes con su gran destreza vocal y presencia artística.
“Agradezco a Dios, a mi familia, al público por el inmenso apoyo que me brindan cada día, como también a los programadores radiales quienes son los responsables de darme la oportunidad para que mis canciones se escuchen a través de las diferentes estaciones”, expresó emocionado Alex Matos desde Santo Domingo, República Dominicana.
Alex Matos también agradece por este importante paso en su carrera artística a todo el equipo de trabajo del sello independiente Planet Records, encabezado por Roberto Ferrante, además del trabajo profesional de Amelfis Díaz, AJD Management y los demás colaboradores que trabajan en la promoción radial tanto en República Dominicana como en Estados Unidos.
“Desde que conocimos a Alex Matos sabíamos el potencial que teníamos en las manos y por eso ha contado con nuestro apoyo y todo el respaldo para lograr esta increíble hazaña y además un gran logro para el género de la salsa en la República Dominicana” explicó su manager Amelfis Díaz de AJD Management.
“Lo Malo se va Bailando”, una composición del famoso compositor cubano Osmany Espinosa Morales (Que Suene Los Tambores #1 Billboard) y que contó con la producción artística de Roberto Ferrante, junto con el maestro Víctor Waill, se ha convertido inmediatamente en la canción más relevante del movimiento salsero en la República Dominicana por sus contagiantes letras y melodías.

Johnny Ventura viajará a Cuba

Miami, FL.- Johnny Ventura confirmó su visita a Cuba, para presentarse lo días 4 y 5 de Julio en el Teatro Heredia de Santiago de Cuba dentro del marco de la edición 35 del Festival del Caribe que se celebra cada año en esta ciudad.
Johnny Ventura, el legendario artista dominicano, encabezará la delegación artística que envía el Ministerio de Cultura de la República Dominicana a este magno evento, en el que junto a Maridalia Hernández presentará “La Gallera”, espectáculo que rescata la música típica y el merengue tradicional dominicano. Será acompañado por una orquesta que estará dirigida por el maestro Jochy Sánchez.
Posteriormente, se trasladará a la ciudad de la Habana y allí se presentará en el Teatro Karl Marx, los días 11 y 12 del mismo mes junto al cantautor cubano Elaín Morales, con quien Ventura ha venido trabajando varios proyectos.
Johnny aprovechará su visita a la mayor de las islas caribeñas para darle el toque final a su próximo disco, que está grabando junto al gran artista cubano Tony Ávila. “Es un disco de sones, guarachas y boleros que viene cargado de grandes sorpresas”, dijo el artista.