miércoles, 17 de septiembre de 2014

Razones para preferir el DR Jazz Festival

(Por Alexis Méndez)
programamusicamaestro@yahoo.es
@alexis_mendez

Un considerable grupo de amantes del jazz, dentro y fuera de la República Dominicana, esperamos con entusiasmo la fecha del Dominican Republic Jazz Festival (DRJF). La respuesta está en la oportunidad de disfrutar del esplendoroso paisaje de la costa norte de la isla, tomando como punto principal la playa de Cabarete, entre otros lugares; y al mismo tiempo disfrutar de un programa que combina una muestra de exponentes dominicanos con artistas foráneas.  Es un frote de manos colectivo, una sola voz, independientemente de que a alguien las circunstancias le impidan asistir.  

Es un equilibrio importante el que nos presentan. En este año, por ejemplo, su versión 18 ofrece un calendario que se desarrollará del 6 al 9 de noviembre entre Puerto Plata, Sosua y Cabarete, abarcando seis propuestas dominicanas, entre agrupaciones e invitados especiales, y siete extranjeras, también entre agrupaciones e invitados especiales.

En momentos en que se advierte una apertura de todos los festivales de jazz del mundo, este va con esa tendencia. Es costumbre que el cierre del mismo contemple la virtud del baile, es por ello que siempre tiene cabida un formato bailable que habla de la identidad dominicana y/o caribeña. En ese sentido, el fusón, expresión urbana de nuestra música contemporánea, llega con su máximo exponente, Fernando Echavarría y la Familia André, lo que significa un broche de oro.

Y muchas veces, entre el disfrute y los placeres, no notamos un aspecto de gran valor. Se trata de esa labor altruista que se hace realidad con la Fundación Educativa DR Jazz Festival, dedicada a la formación musical en el territorio donde se ha desempeñado este evento. Es un trabajo que de alguna manera garantiza la permanencia en el tiempo de este evento, pues con ello se invierte en la materia prima de cualquier presentación musical: los músicos.   

Son razones gallardas que junto a otras, no menos importantes, han convertido a éste en el festival más impactante que se ofrece desde Quisqueya. Su naturaleza y desempeño hablan por sí solo.

En 1993, Playa Cabarate fue escenario del primer festival “Ola”. Luego de cuatro versiones, a partir de 1999, este se convierte en el Domincan Republic Jazz Festival, emprendiendo una saga de versiones por la que han desfilados grandes figuras, y convirtiéndose en importante elemento sociocultural y vehículo de atracción turística. Nombres como los de Chuck Mangione, Chucho Valdés, Ray Barretto, Johnny Ventura, Antonio Sánchez, Crispín Fernández, El Prodigio, Sandy Gabriel, Danilo Pérez, John Benítez, Gonzalo Rubalcaba, José Alberto “El Canario” y Giovanni Hidalgo entre otros, están escritos en las páginas que cuentan su mágica historia.

  • Para ver programación 2014, entra AQUI.



Bass Jam. Versión 2009. Eddie Gómez, John Benitez, Ramón Vázquez y Abel González (bajos), with Efrain Toro en la batería.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Retro Jazz por múltiples senderos

(Por Alex Quezada).

Sabiendo de su calidad, la que está más que comprobada, fuimos a disfrutar de la reiteración de una propuesta con una muestra importante del cancionero dominicano, versionado en diversos formatos y géneros. Con esa certeza acudimos el pasado viernes, 12 de septiembre, al Palacio de Bellas Artes de Santo Domingo, al llamado Concierto de Otoño de la banda Retro Jazz. Lo primero que apreciamos fue el trabajo de la joven vocalista Nicole Santiago, quien ha demostrado su versatilidad junto a Pachy Carrasco y su Bossa & Pop, Toné Vicioso y otras figuras. Esta aportó una nota de la exquisita bossa nova que viene reputando su nombre. A ella y su cuarteto les tocó ser teloneros de la  noche, con cinco temas, incluyendo su versión de “Amapola”, de Juan Luis Guerra, llevándola a los senderos del pambiche con guitarra y batería, en una noche donde el público fue su aliado.

Finalizado el primer acto, se abrieron las cortinas para Retro Jazz, y surgió el espontaneo aplauso de la concurrencia que abarrotaba la sala; ésta aún estaba en penumbras, cuando percibimos la figura del líder y bajista, sólo en el escenario. Los primeros acordes de su instrumento, nos dieron la idea de que el tema de inicio, al igual que otros siguientes, llegaría salpicado con múltiples colores que enriquecerían las versiones capturadas en las grabaciones de su Volumen 1 y 2. 

En escena estaba Pengbian Sang, y el tema de opening fue un
Papa Boco”- de la autoría de Manuel Sánchez Acosta- que brotaba de aquellas cuerdas, mostrando fases fuertes, seguidas por pasajes sutiles, un contraste que de súbito generó el deleite del público al reconocerla.  En breve se le unió el percusionista Edgar Molina, quien con su toque de cajón “le dio madera al asunto”. El baterista Ezequiel Francisco hizo lo propio, agregando sensación ominosa a la pieza. El saxo de  Jesús –Gury- Abreu también entró en juego con el ya antológico estribillo, apoyado por el piano de Álvaro Dinzey, y la guitarra de Federico Méndez.  Concluido éste que superó los nueve minutos, de inmediato llegó el tema “Pena, que popularizara Luis Segura, y que sirvió para recibir a la vocalista oficial de la banda; Nairoby Duarte, a quien apreciamos cada vez más confiada y desenvuelta en su actuación. Con su voz de notables cualidades, lo cual le imprime al grupo mayor profundidad para abordar diversos géneros.

Continuarían las versiones de “Confundido (Anthony Rios), Derroche” (Manuel Jiménez) y Hasta que me Olvide (J.L. Guerra), esta última en la cual Molina aportaría un impresionante introducción de kalimba, para luego navegar en un melódico reggae balanceado con clarinete, y derivar en un jam de varias tendencias. “Devórame otra vez”, de Palmer Hernández, precedió a “Vieja Mesa”, de Victor Victor, recibiendo esta última, el más sobrio abordaje en tono de jazz y vocalización, que desde nuestra perspectiva pudimos captar, aunque sospechábamos lo que podría suceder con el tema “Siña Juanica”, y el estilo angustiante que le imprime  Nairoby a la misma, acompañada del piano de Álvaro y ubicada  desde una simple silla campesina. Esta interpretación recibió el apoyo del  performance de una bailarina que acentuó más el dolor que trasmite esta canción.  

Con énfasis de saxo y teclados, transcurrió el instrumental “Sancocho Prieto” (L. Alberti), que dio paso a “El Negro Feliz” (J.L. Sosa), pieza que contó con la voz de Álvaro Dinzey, la cual estuvo dotada de notorio aporte percusivo y un scat que iba de la mano con el teclado.  Tras breves palabras de agradecimiento a Nicole Santiago, el tema “La ventanita”, de Micky Tavera, serviría para que esta se uniera a Retro Jazz, para su interpretación.

Nairoby volvería al escenario, esta vez junto a otros dos invitados, el trompetista costarricense Ernesto Núñez y el trombonista Silvio Trinidad, quienes se unieron para un estreno. El tema “Atado a tu Volcán”, que adquirió notoriedad en voz de Ednita Nazario, y de la autoría  de Frank Ceara- presente entre el público- se enrumbó por un sendero de swing, con acertado color de big band, matizado por la trompeta de Núñez, quien permanecería para el tema “Donde Podre gritarte que te quiero?” (L. Porcella De Brea), que también  recibió una armonización que emuló una gran banda, con el teclado de Dinzey que lo recargó de un tono psicodélico, dando paso a unos versos en rap de Edgar Molina, para luego Nairoby ripostar con energía hasta completarla.

Su composición se convirtió en su tributo. Eso podríamos decir en el caso de “Hola Nuevo Día”, de Yaqui Núñez del Risco, la cual fue abordada de manera breve y precisa, con la atmosfera que ameritaba su recién partida sin retorno.  Para retomar el ritmo, con aire de bossa nova, surgieron las notas de “Amor Narcótico”, a tres voces, pues a las de Dinzey y Nayrobi se les unió la de su autor, Jandy Félix, lo que generó aplausos que rebosaron la sala varias veces más.

Como un blues intempestivo, fue el inicio y todo el discurrir de “Dile, de Charlie Mosquea, con otra valerosa interpretación vocal y ejecución de guitarra, amén del resto de la banda, y el cierre que le dió la vocalista, que con la misma concitó la mayor ovación de pie y aplauso del público. Antes de proseguir, Pengbian agradeció a patrocinadores, personas y medios que de una forma u otra colaboraron con este evento.   La ruta de la despedida inició con el tema  “Vive” de José Antonio Rodríguez, señalado por el director de la banda como un himno a la vida. La composición, que en versión merengue fue popularizada por Milly Quezada y también entonado como balada pop por su autor, aquí tomó los  rumbos del pop tropical con derivación en samba y notorios matices de percusión y teclado.

El final-final lo constituyó el tema “El Guardia del Arsenal”, que ya se ha ido estableciendo, junto a su autor Luís –Terror- Días, en figura de culto. Y cuando esto sucede, basta con el gran aplauso de satisfacción; en esta ocasión, también va un bravo fuerte para Pengbian Sang y Retro Jazz, además de recordar que honrar, honra.

(Foto: Alexis Méndez). 



Escucha fragmento de la visita Pengbian Sang a la cabina de Música Maestro, el 23 de marzo de 2014. 

viernes, 12 de septiembre de 2014

Joel Rosario: Con un jazz de maestros.

(Por Alex Quezada).

Aún sin despojarme de cierta duda razonable, este pasado lunes, ocho de septiembre, me lancé a la aventura de enfrentarme a un joven músico cuyo nombre ya genera buena reseña y se establece con pasos seguros. Joel Rosario podría no ser una figura de dominio público, pero el joven saxofonista, nativo de Tamayo, ya ha caminado al lado de grandes nombres como Juan Luis Guerra, Paquito D’ Rivera, Amaury Sánchez, Chichi Peralta y otras formaciones en donde ha ido aquilatando su labor musical para, de manera personal, enfocar sus inquietudes en torno al latin jazz, blues, samba, swing y otras expresiones y fusiones.

El pasado mes de junio, el Joel Rosario Quartet produjo buenos comentarios con su actuación en la escalinata de la calle El Conde, en un montaje de ‘Jazz en la Zona’. En esta ocasión retornó al área, específicamente al escenario de Lulú Tasting Bar, en la Zona Colonial de Santo Domingo, contando con una animada concurrencia y el acompañamiento de Jairo Milanés en el piano, David Nolasco en la batería y Jeremías King en el bajo, con un repertorio que buscó satisfacer a un público que fue recibiendo de manera amena, su propuesta.

Con la temperatura adecuada, como gran aliada, la velada sirvió para repasar temas de sólida reputación como “Cantaloupe Island” (Herbie Hancock); Obsesión” (Pedro Flores); “Mambo Inn” (D’ Rivera); “Night in Tunisia” (Dizzy Gillespie); “Compadre Pedro Juan” (Luis Alberti) y “Europa” (este último sin nada que envidiarle al toque de Gato Barbieri). Fueron versiones en las que estos jóvenes cautivaron con su forma particular al momento de abordarlas, lo cual atrapaba nuestra atención constantemente. Así también transcurrieron  “Footprints”, “Satin Doll”, “Chang’s Song (Never Said)” (de la película Round Midnight); “Misty”, “Sabor a mi” y “Nothing Personal, entre otras de Wayne Shorter, Charlie Parker, Michael Brecker y Carlos Santana.

Si bien solemos asumirle al saxofón, un aura de nobleza o sutileza por las emociones que transmite, en el caso de Joel, quien lo ejecuta en sus denominaciones Alto, Soprano y Tenor; le percibimos una personalidad de afable temperamento y un desempeño cauto en sus fraseos. Nos comentó de sus primeras influencias en latin jazz: Arturo Sandoval y Paquito D’ Rivera.

También nos habla sobre la trayectoria de su cuarteto, que ya alcanza los cinco años y en estos meses están ultimando la grabación de composiciones propias de tendencia jazzista, de las que nos adelanta títulos como “Camino a Tamayo” y “Una Sonrisa”.  Agrega que, “…Estamos tratando de hacer música tropical, música ligera, jazz tradicional; la idea es seguir tocando este género que ahora ha tenido un poco de auge en el país y tratar de dar lo mejor.  Ahora estamos haciendo un disco latino, de música tropical y tocando mucho jazz”. De igual manera, puntualiza sobre sus compañeros: “...Son excelentes músicos. Jeremías King con una trayectoria impresionante en el bajo, con un aporte grandísimo al merengue; Jairo Milanés, igual en el jazz, ha sido un pilar en el piano; David Nolasco (miembro de la orquesta de Juan Luis Guerra) también, ha sido un baterista con un sentido rítmico impresionante”.  Y finalmente valora de positivas, las labores del staff de Jazz en Dominicana por mantener su agenda de actividades en diversos establecimientos y áreas abiertas de Santo Domingo. 
(Foto: Alex Quezada). 

  • Ver fotos de Joel Rosario Quartet en FACEBOOK.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

El Centro Cultura de España en Santo Domingo recibe dos nuevas exposiciones en el marco de Photoimagen

Ambas exposiciones estarán abiertas al público del 4 de septiembre al 19 de octubre en horario de 9:00 a.m. a 9:00 p.m. de lunes a sábados.

Santo Domingo.- Este jueves 4 de septiembre, el Centro Cultural de España, dará inicio a la programación septiembre octubre con la apertura, al público,  de dos nuevas exposiciones.

En esta ocasión se dejarán inauguradas, en el marco de Photoimagen 2014, las exposiciones fotográficas Penélopes y Kundengo Minier: Sonidos del Son.

En Penélopes, un grupo de mujeres mexicanas son las protagonistas de la historia, ya que la muestra está conformada por 42 imágenes, tomadas  por el  fotógrafo español Héctor Mediavilla, quien nos habla del abandono, la espera, la lucha por salir adelante y las vivencias como madres solas, de distintas edades y condición social, cuyos maridos emigraron a Estados Unidos.

Cada una de las fotografías de Mediavilla, está en estrecha relación con la historia de Penélope, personaje de la mitología griega que representa a la mujer enamorada, fiel, sumisa y obediente que espera el retorno de su esposo Odiseo, rey de Ítaca.

En México no hay estadísticas de cuántas mujeres se encuentran en esta situación, sin embargo, se estima que entre medio millón y un millón de mujeres esperan el retorno de sus compañeros.

Kundengo Minier
Una segunda exposición será inaugurada en la noche del 4 de septiembre, titulada Kundengo Minier: Sonidos del Son, que retrata el día a día del artista, lutier y maestro del son, Kundengo Minier, originario de la comunidad de Mata de los Indios, República Dominicana.
Es el encuentro del artista Boynayel Mota y Kundengo, durante largos años de visitas a su casa, donde siempre el sonido de la guitarra caribeña llena el espacio de imágenes y poesías sonoras.

Ambas exposiciones serán inauguradas en el CCE, en un acto que inicia a las 7:00 de la noche. Estarán abiertas al público hasta el 19 de octubre y podrán ser visitadas en horario de lunes a sábado de 9:00 a.m a 9:00 p.m

miércoles, 27 de agosto de 2014

Carolina Camacho, o la suma del rescate, lo establecido y lo imaginario

(Por Alexis Méndez).
@alexis_mendez

Poder combinar, de manera equilibrada, aires locales y globales en una propuesta artística no es tarea fácil. De un lado cojeas. Algún satélite inesperado entra entre tus emociones y la experiencia de mayor peso te puede traicionar.

Sin embargo no es imposible. Afortunadamente existen quienes han transitado por los dos mundos, demostrando con naturalidad que pertenecen a ambos. Es lo que me demuestra Carolina Camacho en los temas incluidos en su álbum “Atabey”. Se trata de seis interpretaciones donde aflora un interesante contraste entre simpleza y carga melódica. Lo más simple le toca al acompañamiento, donde sonidos acústico, muchos dibujando la naturaleza, se combinan con otros elementos electrónicos. Como complemento entra su voz, cuyos matices imprimen fuerza y sumo dinamismo.
Sin dudas, Carolina es ese tipo de artista rebelde, que prefiere crear su propio universo, a partir de lo ya establecido y de algún imaginario latente en su interior.

Repito, así lo demuestran los temas de “Atabey”. “Embelesco” es una postal muy caribeña donde los recursos vocales se manifiestan al máximo. Cuenta de los vaivenes de una morena en su forma de bailar. Sonidos acústicos, entre instrumentos de percusión menor y cuerdas de guitarra, inician el discurso de “Congo”. Junto a la voz, se plantea un todo que nos deja caer una herencia africana, entre otras insinuaciones. Más electrónico es “Telaraña”, digamos que un breve coctel pop, donde el patrón del pambiche está presente. ¿Qué decir de “Aire Libertad”? Es un trabajo genial, donde la voz acompaña un lenguaje de modernidad (sonidos producidos por la tecnología) para gritar las bondades del campo…sinónimo de ser libre. “Pa´l Cielo” es una suma de todo lo mencionado. Además, en este tema, el toque de una güira tiene un protagonismo que enmarca los demás elementos. También haciendo uso de sonidos secuenciados, “Ninfa de las aguas” es un viaje entre senderos isleños, que además sugieren espacios urbanos.

De tanto decir, es posible que sea poco cuando se decide escuchar. Que hable la música, que con Carolina es diferente.

Álbum: Atabey.
Intérprete: Carolina Camacho.
País: República Dominicana.

Los temas: Embelesco/ Congo/ Telaraña/ Aire Libertad/ Pa´l Cielo/ Ninfa de las aguas. 



Atabey está disponible en:
Itunes:
Amazon:

lunes, 25 de agosto de 2014

Artistas de Venezuela rinden tributo a Cheo Feliciano

Cheo Feliciano –uno de los tres grandes cantores que, junto a Celia Cruz e Ismael Rivera, acertadamente menciona Héctor Lavoe en un verso de “El cantante” –, era ya una leyenda de la música antes  del 17 de abril de este años cuando inesperadamente se marchó en su amada Borinquen.
Leyenda, si, pues el legado que en sus 56 años de carrera artística erigió este extraordinario artista puertorriqueño lo mantendrá siempre vivo, y muy presente, en la historia musical de la música antillana, en la memoria colectiva de millares de melómanos y en todo aquel que disfrute al ritmo de  la guaracha, la bomba, la plena, el son montuno, el merengue el  mambo o el bolero…
Una parte esencial del amplio y diverso repertorio de este consagrado de la música latina se hará sentir el sábado  13 y domingo 14 de septiembre en el Teatro de Chacao en Cheo Feliciano, un tributo. Canta y olvida tu dolorespectáculo que, con la dirección del reconocido vibrafonista Alfredo  Naranjo  y  la presentación de César Miguel Rondón, llenará de alegría, nostalgia y mucho sabor todos los espacios de ese acogedora sala.
Para recordarlo se darán cita Yordano, Rafael Elba Escobar, Cheo Hurtado, Trina Medina, Aquiles Báez, Eddy Marcano, Víctor Cuica, Daniel Somaroo, Carlos "Nené" Quintero, Caibo y el sonero Edgar “Dolor” Quijada, quienes al son deGuajeo, harán de este concierto una velada inolvidable.
Será un homenaje con mucha relevancia y sentimiento a uno de los artistas internacionales más queridos y admirados por el público venezolano, cariño siempre retribuido por el gran sonero, quien se confesó  eterno enamorado de Venezuela y le cantó y vivió como pocos artistas de su nivel.
“De todo es conocido su calidad humana, aquí tuvo amigos y compadres. Ni hablar de su calidad como cantante de salsa, uno de los mejores de la historia del movimiento”, afirman José Luis Ventura y Xariell Sarabia, productores del evento.
Cheo Feliciano, un tributo. Canta y olvida tu dolorsábado 13 de septiembre, 6:00 p.m., y domingo 14, a las 5:00 p.m., un espectáculo  para celebrar la vida de un grande, cantando y bailando.
Las entradas están a la venta en las taquillas del Teatro de Chacao, en la avenida Tamanaco, El Rosal, de martes a domingo, de 10:00 a.m. a 7:00 p.m., o a través de www.ticketmundo.com.
Mayor información en las páginas Web: www.centroculturalchacao.com y www.culturachacao.org o por las cuentas de Twitter:@culturachacao y Facebook: Centro Cultural Chacao y La Radio del Centro Cultural Chacao.
Échale semilla a la maraca pa´ que suene... ¡Famiiiiliaaa!