martes, 16 de diciembre de 2014

lunes, 1 de diciembre de 2014

Amín Abel, asesinado otra vez

Por Alex Quezada

En cine, la palabra no debe suplantar a la acción; los personajes deben exponerse con el conflicto y el conflicto debe avanzar con el ritmo del montaje. cuando eso se logra de forma adecuada, el espectador queda atrapado. Ciudadano Kane, The Wild Bunch y JFK son obras cumbres de la cinematografía universal por que el montaje, ese elemento también conocido como edición, es una de sus mayores cualidades.  Exponer evasivas versiones de largos interrogatorios de un fiscal a varios sospechosos, por mas interés que tenga un guionista o director por denunciar a un régimen represivo como el del presidente Joaquín Balaguer, puede dañar la obra y aburrir a un público que ya tiene y conoce referentes narrativos logrados con maestría como los de 12 Angry Men, Apocalipsis Now, Goodfellas y Sospechosos Habituales.

Hemos hecho un ejercicio de tolerancia al enfrentarnos a 339 Amín Abel Hasbun, la película de Etzel Báez, quien de forma tediosa y extensa, hasta llevarnos al hastío, luce más interesado en releer oficios y memorándum, que en mostrarnos una pizca del accionar y el ideario del malogrado personaje, en sus pronunciamientos y luchas universitarias, en su interés por un cambio del estado socio-político en su momento vital. Y eso sí era necesario para suplir la información que orientaría al universo de espectadores que no saben por qué han ido a matar a ese hombre.

Los gobiernos de Balaguer, sobretodo el llamado periodo de los doce años (1966–1978), están llenos de historias factibles para ser llevadas al cine, pero estas deben hacerse sin el delirio obsesivo de guionistas y directores y sin estéticas pretenciosas y manipuladas que busquen crear metáforas que en su afán por denostar al gobernante, terminan luciendo como baratas utilerías teatrales mal puestas. Decorar de manera pulcra y ordenada, la humilde casa de la víctima y luego todo lo contrario en la oficina del fiscal, con archivos oxidados y desvencijados, con cuadros mal colgados, con biombos de lámparas doblados, es puro teatro de ideas baratas. Para que esas metáforas funcionen en cine hay que estudiar a Chaplin y Buñuel.

El problema de la película Amín Abel radica en su mala edición y concepción narrativa y en su mala fotografía, donde no parece haber tomas y encuadres planeados, y sólo se limitaron a encender la cámara. Aún así la cinta es salvable, solo basta remontarla. Es una historia donde lo único que brilla es el reparto de policías y el fiscal del allanamiento, pero donde la viuda embarazada (Margaux Da Silva), frente al fiscal (Pericles Mejía), se esfuerza más en leer su discurso contra el régimen gobernante, que en mostrar una emoción convincente.


Amín ha sido asesinado otra vez al desperdiciarse esta oportunidad que poco muestra sobre su persona, en una obra que, a mi entender, no contará con el buen rumor que  la recomiende a quien no la haya visto aún. 

martes, 25 de noviembre de 2014

Vuelven las noches de jazz de la zona colonial de Santo Domingo

Santo Domingo, Noviembre 2014. Trás la exitosa primera parte de la Temporada 2014 de Las Noches de Jazz en La Zona celebrada en los meses de Abril, Mayo y Junio del 2014, el públco amante de la zona, de la música y de la cultura han estado esperando por minuto el anuncio del inicio de la segunda parte de Temporada 2014!!!.

El primer concierto será el jueves 4 de Diciembre de las Noches de Jazz en la Zona estará a cargo de Josean Jacobo & Tumbao. Josean y su cuarteto entregaron un gran y apasionado concierto el pasado 15 de mayo ante casi 1,700 personas. Otoniel Nicolás en batería, Esar Simó en el contrabajo y Jarrengton De León en percusiones acompañan al pianista y compositor en un repertorio lleno de Latin Jazz/Fusion con armonías y melodías complejas y abiertas, pero de ritmos contagiosos provenientes de África, América del Sur, Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, Brasil y Estados Unidos. El grupo explora ritmos caribeños y africanos mezclados con el Jazz. Un concierto, en una noche… que sencillamente – no se pueden perder!!!

El evento situado en un ambiente Lounge en las Escalinatas de la Calle El Conde de la Ciudad Colonial comenzará puntualmente a las 8:00PM y tendrá la entrada libre.

Durante los eventos que conformaron la pasada temporada el público abarrotó Las Escalinatas de la Calle El Conde, promediando 1,300 personas en cada una de las  fechas, disfrutando grandemente de las variadas y apasionadas ofertas entregadas por las agrupaciones: Jordi Masalles Quartet, Ernesto Núñez Quartet, Eric Litman & Wavelength, desde Santiago el Piña Duluc Project, Josean Jacobo & Tumbao, Joshy & 4 Jazz, Oscar Micheli Band, Joel Rosario Quartet, Juan Fco. Ordóñez & Amigos, desde EEUU el Corey Allen band y el gran cierre a cargo de Jordi Masalles & Tiempo Libre, entre otras.

Estos conciertos forman parte del Plan de Animación turística cultural, que ejecuta el Programa de Fomento al Turismo Ciudad Colonial de Santo Domingo MITUR-BID para el mes de Diciembre bajo la dirección de Colonial Sounds by Jazz en Dominicana.  Y, ahora se dará formal inicio a la segunda parte de la Temporada 2014, que en esta fase contempla el trimestre de Diciembre 2014, enero y febrero del 2015.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

DOLARES DE ARENA: El reflejo de lo que somos mostrado en una buena cinta

(Por Alex Quezada)
alexquezada1@gmail.com

Si bien desde fuera, la República Dominicana es vista como paraíso de arena, sol y playa, también es cierto que en torno a esos atributos, se concentra la miseria humana, en donde miles viven historias que si todas se escribieran y lanzaran a la pantalla, se convirtieran en bofetadas capaces de borrarnos la sonrisa. Dólares de Arena, es un filme que nos retrata, reflejando con dureza esa franja que subsiste como mercancía de placer o zombies emocionales. Con sus personajes desarraigados, de miradas esquivas y diálogos evasivos, donde unos explotan y compran a otros que no tienen más alternativa inmediata que la de venderse al turista de turno.
Los directores Laura Amelia Guzman e Israel Cárdenas, dominicana y mejicano, respectivamente, han retornado a la provincia de Samaná en donde también enmarcaron parte de su película Jean Gentil, con sus lluvias y cocotales que cortan el viento, con su mar que ruge hasta convertirse en otro personaje y con el ruido habitual de motocicletas que van y vienen. Esta vez, el cancionero de bachatas, ya antológicas, de Ramón Cordero se proyecta en otra dimensión- incluso él mismo en pantalla- como banda sonora que subraya y complementa el anhelo y desgarro de unos personajes atrapados en un círculo vicioso.
Ya vista como un icono del cine universal, Geraldine Chaplin muestra sus pecas y arrugas, y se ha desinhibido, esta vez para interpretar a una turista francesa de preferencia lésbica, obsesionada con la joven pueblerina Noelí, (Yanet Mojica), quien ha accedido a las pretensiones de la primera y la utiliza como fuente de ingreso mientras sostiene otra relación con un holgazán joven de su mismo entorno y condición. El interés de la anciana por la joven, confrontará con otros eventos que entre tragos y bailes construyen una línea de decepción y reacciones, para ir afrontando la triste realidad de aquel círculo, captada con una efectiva fotografía de Jaime Guerra e Israel Cárdenas, que se erige como otro de los mayores valores de la cinta, constantemente acentuada con bachatas de la primera generación.
Si por muchos años nos quejábamos de que el llamado cine dominicano no había captado la identidad de lo que somos para llevarlo a la gran pantalla de manera convincente, esta vez se ha dado un gran paso. Dólares de Arena, coproducción con México y Argentina, tiene en esencia mucho de eso que somos, y de lo que muchos viven y hacen, como individuo o colectivo.
Esta historia, con un estilo de montaje que por momentos pasa de manera brusca entre un ambiente y otro, al igual que entre música, ruido y silencio, no es complaciente, no es una tarjeta postal de aquel paisaje paradisiaco, aunque esté ahí mostrado, más bien para establecer las cualidades y carencias de uno y otro. Estamos ante una gran película, conmovedora y penetrante. Ese es el buen cine, el que señala y pone el dedo en la llaga.

  

Bachata: Banda sonora de los dominicanos

(Por Alexis Méndez)
@alexis_mendez

Por su puesto que lo he sabido; pero ahora lo reafirmo, me pongo de frente con esa realidad que todos, incluso los que suelen bombardear discriminación, deben endosar. El asunto es que, entre el colorido musical que ostenta el pueblo dominicano, la bachata se erige como una de las expresiones que mejor lo representa, dentro y fuera del país.
Y precisamente de bachata está plagada la producción “Dólares de arena”, que anda recorriendo los cines dominicanos y festivales por diferentes partes del mundo, reflejando una realidad que habita en la República Dominicana. El veterano intérprete Ramón Cordero, cuya obra es viva esencia primaria de este tipo de canción, es el protagonista musical de la cinta. Sus temas abarcan un alto porcentaje de la banda sonora planteada, magnificando un discurso cinematográfico respetable.
Es la música de la marginalidad, de la tristeza (aunque se pretenda cantar alegría), la que suena como vive la mayoría, y que en esta producción tiene  una participación orgánica. Estos temas son tan importantes como las excelentes actuaciones y las magistrales fotografía e iluminación de esta película. 

viernes, 14 de noviembre de 2014

Una mirada al inicio del 8vo. Festival de Cine Global Dominicano

Por Alex Quezada
alexquezada1@gmail.com 

La inauguración de la octava edición del Festival de Cine Global Dominicano, que trae a México como país invitado, se dio acabo la noche del pasado martes, 11 de noviembre, en el Teatro Nacional Eduardo Brito, con la cinta “Dólares de Arena”, coproducción de Rep. Dom, Argentina y México, con la presencia de sus directores Laura Amelia Guzman e Israel Cárdenas, y su  protagonista Geraldine Chaplin. Además, se dieron aperturas simultaneas, el miércoles 12, en las ciudades de Santiago, Puerto Plata, Nagua y Barahona, con las películas “Esclavo de Dios” (Venezuela), “El Rayo” (España), “Mr. Kaplan” (Uruguay-España-Alemania) y “Marsella (España) respectivamente. Ayer jueves iniciaron los ciclos de conferencias y charlas didácticas que este año tendrán lugar en la Cinemateca Nacional, el Instituto Tecnológico ITLA y UNAPEC, y también las proyecciones regulares que transcurrirán hasta el día 19.



Cuatro salas del Palacio del Cine en la plaza Blue Mall de Santo Domingo se han establecido como el punto principal de proyecciones de la capital. Ayer a las 5:30 de la tarde, contó con sala llena el documental “El Gobierno Honesto del Profesor Juan Bosch y el Fatídico Golpe de Estado de 1963”, del recién fallecido periodista y productor de televisión Emilio Herasme Peña. Hago el señalamiento de la sala llena, porque tuve que sentarme en los escalones al igual que otra docena de jóvenes, de tanta gente que entró, no por sus grandes cualidades, sino porque era la única exhibición en ese horario, pues todo lo demás iniciaba a las 7:00 pm; y es que en esencia este material de 86 minutos, adolece de elementos visuales que lo haga atractivo, sobretodo ante las nuevas generaciones de espectadores. Más bien su mérito descansa en el histórico discurso de toma de posesión del presidente Bocsh y el complot militar, intercalado con las puntualización del locutor-narrador, recortes de periódicos y pietaje de video. Me causa suspicacia la valoración a priori y lo largo del título (algo de lo que México abusó durante varias décadas hasta saturarnos), también estos fragmentos de entrevistas planas de televisión (típicas de la franja UHF), a varios militares e historiadores, puestas en una línea gráfica atrasada, y pálida, con edición monótona y escasa musicalización; en resumen, algo muy pesado de digerir. 


Ya sobre las 7:00 pm se animaron el lobby y los pasillos, y el público empezó a distribuirse entre las salas y las propuestas de la noche. Coincidimos con varias figuras de la “industria localque optaron por el dos por uno de la sala seis, con el corto mejicano de diez minutos “Amateur”, introducido por el Director General del Festival, Omar de la Cruz, y motivado con la presencia del Embajador de México, José Ignacio Piña, y de su director-productor Arap Bethke. Con su relato del ladrón estúpido y chica atrevida, Amateur cumple con su propósito de provocarnos con una ligera sorpresa y una sonrisa al final.

De inmediato (7:30 pm) con la presencia de su director y guionista Rafa Lara, la película, Labios Rojos, tomó la pantalla con la trama de un publicista (Jorge Salinas) envuelto entre picardía erótica y disfunción sexual. Sin más pretensiones que las de aprovechar las dotes y carisma del galán protagonista de decenas de novelas, la cinta logra sus intenciones hilarantes, destinadas a un público que no necesitara usar sus neuronas.




Y el plato fuerte de la noche, a nuestro entender, fue “Cesar Chávez”, aunque al encuentro con esta cinta solo acudimos unos quince espectadores, para apreciar esta etapa de maduración que ya puede exhibir el joven actor y director mejicano Diego Luna, y para acercarnos a la icónica figura del líder sindical al cual hace homenaje y que impactó el ámbito de derechos civiles y otras reivindicaciones de los trabajadores agrícolas desde los campos de California en los años 60.  Con un convincente reparto de lujo, encabezado por Michael Peña, América Ferrara, Rosario Dawson y John Malkovich, la cinta ambientada en soleados paisajes y productivos campos, con su atmósfera de represión policial y abuso de los patrones- donde un día de trabajo valía dos dólares y estaba vetada la palabra Huelga- combina pietaje de video original donde intervienen figuras jóvenes como Robert Kennedy y Ronald Reagan en los conflictos de debate y todo el impacto hacia otros Estados e inmigrantes trabajadores que sufrían las mismas condiciones que Chávez y su grupo denunciaban, y finalmente cambiaron. Por coincidencia, tras el triunfo de los huelguistas, Robert Kennedy fue asesinado.