lunes, 3 de septiembre de 2012

En Ocasión del Funeral de Rafael Villalona. Palabras de los Amigos

(Por Augusto Feria).

Rafael:
No te perdonaremos jamás que te hayas ido, como si fuera asunto de magia, casi sin avisar, o mejor, como efecto teatral sorprendente, como aquel que montaste en Las sillas de Ionesco y lograste impresionantes imágenes con el estroboscopio.  ¿Qué haremos ahora: tu compañera de toda la vida, tus hijos, tus nietos, y nosotros tus amigos?... no podremos escuchar tu risa de sobrias carcajadas, pero tan intensa que podía llegar a las lágrimas, cuando hacíamos bromas agudas; o cuando te halabas los cabellos y tirabas los espejuelos, mientras nosotros, los nóveles actores mezclados con los talentosos de la vieja escuela, no entendíamos tus instrucciones, al momento que iniciábamos a cambiar el viejo modelo teatral; no podremos presenciar jamás, las discusiones sempiternas, risibles y a veces preocupantes, con tu camarada de siempre –aunque te confieso  que anteayer, cuando hiciste tu acto a lo Houdini, yo personalmente me sorprendí teniendo tremenda bronca con  madre coraje. ¿Qué haremos ahora sin tu atenta dirección, cuando al montar alguna obra, no veamos o no tengamos en cuenta o se nos olvide ¡qué sé yo…! alguna línea subterránea, alguna condición dada o ignoremos  la intención o el subtexto? ¿Cómo podremos divertirnos ahora? ¡Ya los ensayos de mesa de los teatristas nuevos no existen! Eso ¡claro! Porque no tienen idea de los nuestros, donde desarmábamos el texto, estudiábamos cada pieza, volviéndolo a armar de acuerdo a tu criterio, ¡por supuesto eras el director!, era la visión tuya, de ese montaje tan especial, pero esos ensayos de mesa, eran a veces más divertidos y estimulantes que el propio montaje, pero siempre ¡siempre!, a la hora del estreno, ¡dejábamos un mensaje! porque cumplíamos la premisa de  Brecht: El espectáculo debe ser como un bidente – es decir un tenedor de dos dientes – que una de las puntas se le clave al que lo ve en el corazón para hacerlo disfrutar y la otra en la cabeza para hacerlo pensar. 
Del cine y la TV, recordamos cuando comenzaste a aprender con Max, cuando  realizaste la tremenda actuación de Pasaje de ida, haciendo también la dirección de actores, consiguiendo precisamente, uno de los logros de ella, la unificación de actuaciones sin distorsión, en una sola línea. Los programas de TV: Primera Fila y Los Dominicanos Hacemos los Clásicos, Nueva Yol; los documentales:  Una generación llamada manolo, Mon, el último presidente machetero, Gregorio Luperón y la última de hace unos meses nada más, donde diste veladas  señales de que pensabas hacer  trucos de cámara; la de la Virgen de la Altagracia. Y entonces amigo nuestro, ¿ahora quien podrá defendernos? Porque cuando alguno de nosotros metió la pata, tú discretamente ayudaste para que la sacara y así quedara bien. Cometiste muchos errores, tú también la metías y eras pésimo administrador, sin mencionar los detalles non santos;  pero qué importa, quien sea libre de pecado que tire la primera piedra. Soñaremos despiertos que lo de hoy no ha sucedido, pero no servirá de nada, porque como estamos en la industria de los sueños, todos sabemos que los sueños, sueños son. Pero te diremos algo de lo que sí estamos seguros, y es que aunque tengas trucos en el bolsillo y cosas bajo la manga, has sido todo lo contrario del prestidigitador común.  

05/08/2012

(*)En las fotos:
-Rafael Villalona
-Rafael Villalona junto a los actores Augusto Feria y Ángel Haché.  

No hay comentarios: