martes, 4 de octubre de 2011

Versos para Maelo en su 80 Aniversario




LOS INCOMPRENDIDOS SOMOS NOSOTROS

Lil Rodríguez

Y él, que creía que solito iba a estar cuando muriera;

que había sido incomprendido

y que nadie lo había querido como era.


Y él, que creía que si miraba una estrella dejaba de brillar

y que si tocaba una flor se iba a marchitar,

y que tenía una suerte tan negra como él,

que nada era...


Maelo se equivocó de cuajo con su premonición.

Los que nos quedamos solos fuimos nosotros,

sus melómanos confesos,

que aprendimos de él la irreverencia,

la altanería asociada a la raza,

la altivez como sinónimo de dolor, y de sabor.


Somos nosotros los que hemos visto dejar de brillar

a mas de una estrella de opaca luz

y hemos visto marchitarse flores,

nunca tan rojas como a las que él cantó.


Suerte negra la de nosotros,

los que no tenemos ahora a Maelo

alzando su voz ronca y

enarbolando su santero “Ecuajei”

en favor de la esperanza.


La creatividad parece que se fue con él

o se declaró en huelga a su muerte.

Porque lo cierto es que Maelo brilla

cada vez mas en este universo desolado

donde ha ganado terreno la mediocridad.


¿Se dará cuenta Ismael Rivera?


Los incomprendidos ahora somos nosotros.

__________________________________________________________________

MAELO SIN CALLE CALMA

Sergio Santana A.


Ya no caminas con calma por la Calle Calma

-hoy lleva tu nombre Maelo Mayor-,

tampoco se oye el grito

de tu sempiterno ¡ecuajey!

Sólo nos acompaña el eco

de sus estertores

que se pierden en las noches frías de San Juan sin ti.


En la viudez de la bomba y la plena,

no quieren sonar los tambores del ayer,

no aceptan las ausencias, cuando la noche florece.

Ahora con más ímpetu huracanado

tu voz sonera -mayor para más señas-,

quedó en el recuerdo a 33 r.p.m.

en decenas de grabaciones.


Ismael, Maelo, Sonero superior…

Tu, que le viste la cara a Severa,

que no quisiste ir

al entierro del Negro Bembón.

Ahora, en tu irreverencia etérea

y en tu paso terrenal,

como sabio de esquina,

nos preguntamos:

¿Qué te faltará para el tumbao celestial?


Tu voz Caribe

mezcla de bomba, plena,

guaracha y guaguancó,

ahora no navegará por sus mares dispares.

Huirán a los nuevos rumbos con tumbos

de ese cantar maravilloso

que supiste predicar.

Supremo babalao de profesión esperanza.


¿Ahora qué? Maelo Mayor

Sin más que los discos negros

con tu voz negra almibarada

en medio de las lindas caras

de tu gente prieta…


¿Ahora que? ¡Insisto!

A gozar de tus discos

a mordiscos…


¡Chumaracacera maquinolandera!

No hay comentarios: