lunes, 15 de marzo de 2010

(Por Alexis Méndez)
Si lo hubiese dicho Oscar Hernández, Rubén Blades u Oscar D´León, yo estuviera preocupado, pues ellos se han mantenido a pesar de las imposiciones del gran mercado. Pero no me preocupo para nada, pues quien lo dijo fue un verdadero prostituto de la música, con mucho talento, que ha inclinado ciegamente a la generación de dinero. Y no es que yo esté en contra del dinero, “Dios me libre de estarlo”, pero cuando su búsqueda te lleva al descaro, no vales nada.
La semana pasada, el periódico Diario Libre, publicó una entrevista que le hiciera al conocido productor musical Sergio George, básicamente para referirse a su nueva creación, el bachatero Prince Royce, y a propósito de que ambos estarán presentes en los premios Casandra. En la misma, fue llevado a un terreno donde tuvo que referirse a la salsa, y lo hizo de esta manera: “Mucho experimenté buscando un sonido nuevo salsero y me di cuenta que ya el mercado salsero quedó atrás. Lo que queda son los salseros que son tremendos artistas como Marc Anthony, Gilberto Santa Rosa, La India, Victor Manuelle. Ahora como género en sí, al menos en Estados Unidos, eso acabó”.
Que desafortunadas, sus declaraciones. Es cierto que la salsa ya no deja las ganacias de antaño, pero decir que esta es cosa del pasado, es totalmente falso, ni por lo menos en Estados Unidos. Matar la salsa es deseparacer del mapa, países como Perú, o ciudades como Cali y Barranquilla. Es negar la existencia de dominicanos de la ciudad de Santo Domingo, una mayoría sin recursos mediáticos, que entre “colmadones”, respiran un canto y un baile salsero (por alguna razón, Santo Domingo tiene más de una emisora que solo programa salsa, y con buenos raitings).

Sergio George ha ganado mucho dinero y nombre, produciendo para grandes figuras de la salsa como Tito Puente, Tito Nieves, Marc Anthony, Celia Crúz, entre otras.

La fuerza y sentido que dieron orígen a la salsa fueron las sublevaciones ante la discriminación racial, toda una revolución social que dió como resultado la unidad latinoamericana. De ahí que haya sido la música que representa esta colectividad. Eso la mantendrá viva por los siglos de los siglos, sobre todo porque en sentido general es música sincera, y los salseros apasionados, que los hay de todas las edades, lo tienen claro.
Pero posiblemente el señor George no sepa de esto, pues ha pasado mucho tiempo metido entre las cuatro paredes de su laboratorio, haciendo música, como una buena tienda por departamentos.
Finalmente quisiera decirles al Mister Sergio, que el fenómeno del Grupo Aventura no es casualidad-lo menciono por ser este el referente más importante, de acuerdo con lo que busca el productor con su nuevo artista-El más internacional grupo de bachata, lo es por
ser resultado de una simbiosis de la expresión urbana de jóvenes de Nueva York, con la tradición bachatera de sus progenitores que son dominicanos. No fue algo impuesto por las disqueras, pues estas no imponen, solo empujan el carro hacia donde quieren ir los grupos sociales. Al final el público elige, y más al final, el tiempo mantiene lo que trae una buena esencia, y la sinceridad que menciono más arriba…algo así como la salsa.

“Pa' Lante, alta la frente
de frente vamos a demostrar
que lo nuestro no fue un golpe de suerte
somos hacha y machete
y esta es la verdad”

No hay comentarios: