martes, 24 de junio de 2014

Rock en la Fiesta de la Música en Santo Domingo

El sábado 21 de junio, la Zona Colonial de Santo Domingo, fue escenario de otro amplio programa de actividades. Mientras el Ministerio de Cultura celebrabó La Noche Larga de los Museos, versión verano; la Alianza Francesa, en coordinación con el Ministerio de Turismo, organizó la Fiesta de la Música, evento que cada año se desarrolla en más de 300 ciudades alrededor del mundo. Ambas propuestas convocaron, en diferentes puntos, a cientos de personas. Dominicanos y turistas escogieron entre las diversas opciones que de manera gratuita incluyeron visitas guiadas, exposiciones, estatuas vivientes, obras de teatro y múltiples espectáculos artísticos diseminados en recintos tales como el Alcázar de Colon, Museo de las Casas Reales, Fortaleza Ozama, Museo Trampolín, Museo de la Familia, Casa de Teatro, Centro de las Telecomunicaciones, Centro Cultural Banreservas y otros espacios abiertos.
La ambiciosa oferta musical, que dio inicio a las 5:30 pm, se distribuyó por género: El Alcázar de Colon se ambientó con versiones de boleros dominicanos a cargo del saxofonista Sandy Gabriel y el pianista Gustavo Rodríguez, El Parque Colón fue escenario para exponentes de música raíz, con diversas expresiones autóctonas; La Capilla de los Remedios dio albergue a lo clásico y acústico; el Centro Cultural de España abrió sus puertas para el llamado genero Urbano, mientras Casa de Teatro lo hizo para el Jazz y el Blues; y el Parque Duarte fue escenario para el Rock.
Música Maestro decidió dar seguimiento a esta última tarima, conducida por el locutor Manuel Betances, para constatar las ofertas sonoras y estilos de las cinco bandas agendadas para esta actividad. Todas son provenientes de varios puntos de Santo Domingo; de reciente formación y/o con miembros que ya acumulan cierta experiencia tras su paso temporal por otros grupos.  
 Aún calentaba el sol cuando Paper Planes, abrió la jornada. Formado en 2011, este grupo mixto, cuatro varones y una chica, de entre los 17 y 22 años de edad, presentan un estilo punk/pop alternativo. Su actuación incluyó covers de los temas “Message in a Bottle” (The Police), “Jaded” (Aerosmith) y “Dark Horse” (Katy Perry), las cuales generaron entusiasmo entre la audiencia que ya se congregaba. Carmen, vocalista del grupo, nos señaló que además de su material propio, suelen tomar canciones ya conocidas para darles su toque particular. Esperamos que estos aviones de papel pronto puedan despegar y consolidar su presencia en los medios.


Mientras se preparaba el siguiente grupo, me dirigí a Casa de Teatro, allí sostenía su participación el joven cantautor Eduardo Lora (sin ninguna vinculación familiar con los también músicos Alfio y Janio Lora, según nos aclaró). El rasgo distintivo más inmediato que percibimos en este intérprete es su voz, donde concentra su mayor histrionismo, y que le permite con solo acompañarse de su guitarra, abordar diversos temas en la línea de balada pop y romántica. Su trayectoria incluye su paso por las bandas de rock Descendencia Ligera, Transito y Zigzag. Actualmente continúa impulsando su sencillo titulado “Es que”, y sus presentaciones suele nutrirlas con clásicos del bolero hispano o covers de Bruno Mars



De retorno al parque Duarte, el quinteto Capital ya estaba en tarima, apostando a su propuesta techno pop, que consideramos de muy buena factura, basada en sus propias creaciones como “Noche sin Color”, Duelo de Inocencia”, Quizás”, Skeleton Boys”, o Foster the People”. Es notorio el sonido depurado de esta banda con poco más de un año de formación, también el nivel de sus arreglos y las cualidades de sus integrantes Rubén Bencósme (batería), Ariel Sánchez (guitarra) Jorge Taveras (bajo) Sergio Sánchez (teclados) y Ricardo Polanco (voz). El pasado octubre, fueron los ganadores de la tercera competencia de bandas Viva Rock Latino, organizada en Hard Rock Café Santo Domingo.





Es válido señalar que para cumplir al pie de la letra con el programa pautado, el evento transcurría con escaso contratiempo entre una banda y otra. Pero el mismo tacto no se tuvo en cuanto a la colocación de las luces frontales a la tarima, que a falta de altura incrementaban el calor en ese punto, obligando a los presentes a alejarse del área. 
Retomando lo musical, sin proponérselo, este evento derivó en homenaje, pues debido a su fecha natalicia, fueron surgiendo constantes tributos y menciones al desaparecido cantautor Luis -Terror- Dias, creador de la más aplaudida y venerada obra rockera local.
Finalizaba el crepúsculo y el ambiente se preparaba para recibir las propuestas más pesadas y de fusiones más arriesgadas. El trío Mandarria, formado en 2010 sería la tercera alineación en subir al escenario. Su repertorio de rock pesado en mezcla de Groove metal/Stoner/Grunge (habitual en bandas como Pantera, Devil Driver o Slayer) presentó alto octanaje y enérgico nivel de ejecución en sus temas “Boomerang Navaja” (su primer sencillo), “Mudo”, Third Degree Burn”, “La Camisa de fuerza de las Gemelas Trillizas” y “Devuelto”; en los cuales, luego de superado el impacto de su sonido, encontramos inquietantes historias de marginalidad, angustia, aislamiento y abuso.
El trío lo componen Cesar Núñez (batería), Elton James (guitarra) y Edgar Genao (bajista y vocalista), este último un veterano en la escena rock local desde los años 90s. Edgar estuvo en bandas como Cherry Flavor, Defektos Sukendarios, y 3 Vales Son con Vicente García (antes de Calor Urbano); y pondera: “…En la letra hay mucho mensaje positivo, mucho mensaje de concientización y de alerta de abrirle los ojos a la gente; de los derechos y el respeto al ser humano y la naturaleza en general”.



Ya rondaban las nueve de la noche cuando el cuarteto de rock-fusión La Kereya, subió a tarima. Los previamente llamados Keseyoké y La Kereya, sin mediar palabras ejecutaron los primeros riff y repiques de Hi-Hat (platillos), para iniciar su actuación con una versión muy particular del tema “Liborio”, de Luis –Terror- Dias, que no dejó a nadie indiferente. De inmediato, la audiencia se cohesionó para brindar su atención a este grupo, cuyo vocalista Jeremy Moquete, abordó el citado tema en un tono angustiante, quejumbroso y profundo, que rememoraba muchos momentos de magia y rabia del Terror Dias en escena. La inspiración de Jeremy sería apoyada por un sostenido contrapunteo de sus compañeros que desembocaría en una poderosa cascada de guitarreos y batería (diferente a la versión de estudio que cierra a ritmo de tambora). Este tema es parte de su primer álbum, titulado La Kereya, publicado el pasado mes de abril, con 11 temas.
Con colores de reggae y pop rock seguirían dos temas originales; “Ya Ves” y su primer sencillo (de 2011), titulado “Libertad”, ambos cortes bien logrados y merecedores de masiva audiencia. Tras éstos llegaría otra notoria fusión, el tema “Get Up Stand Up”, de Bob Marley; recibido con euforia por los presentes, y el cual avanzaría hasta dejar atrás su base reggae y pasar a otros tonos de rock más trepidantes. Un tratamiento similar posee la estructura de “Cada día”, la siguiente pieza en ser abordada con su intro melódico, tenso y calmado para la parte vocal, y que luego recibe igual desenlace. Otro corte compartido la noche del sábado fue “Olor a Calle.

Para La Kereya, también integrada por Victor Contreras (guitarra-prod.), Kenneth Alcalá (bajo) y Sosa más Nada (?) (batería y percusión), vislumbro buen presente y futuro inmediato pues poseen las condiciones y solo ameritan de un poco más de exposición. Entre otras cosas, Jeremy –compositor de varios de los temas-nos comentó sobre sus compañeros que “…ellos pasaron por otras bandas, pero eran bandas nóveles, esta (La Kereya) fue la banda que le dio ya su estatus de madurez musical, sobre todo a Víctor Contreras y a los demás, en la cual ya Víctor puede componer plenamente como un músico de categoría adulta”.



Llegaría el final del programa asignado al género rock en la tarima del Parque Duarte y para el mismo, arribó MalaPaz. El cuarteto formado en 2002, que esta vez por razones de salud de sus integrantes, estaba reducido a un dúo. Aun así su baterista Cesar Valerio y su vocalista-bajista Pedro Justiniano se presentaron para compartir de manera enérgica, haciendo el mejor esfuerzo, apelando a su buena reputación y a la lealtad de sus más fieles seguidores. Así llegaron los temas “Anacrónico”, “Soy, y otros de su original propuesta de fusiones (mezcla de punk, funk, blues y ritmos latinos) como fue el caso de “Te buscaré”, un moderado éxito del merengue de los 80s, de la Orquesta Joven, presentado por MalaPaz en una novedosa versión blues. 



En resumen, todos estos jóvenes músicos e intérpretes, citados precedentemente e interactuando en estos y otros grupos, demuestran llevar su pasión en dos vertientes; a la manera  tradicional como ejecutores de instrumentos, y al mismo tiempo, abiertos a experimentar y explorar con diversas fusiones que ya pueden mostrar, lo cual amerita que se le ponga atención y se le brinde apoyo comercial. Podemos razonar que la escena rock local se resiste a desaparecer, aún tras haber perdido sus medios tradicionales de difusión, y por igual debe resistirse a no seguir cediendo su espacio ante la avalancha de otras manifestaciones musicales de factura secuenciada, simplista y pregrabada.

Al movernos al Parque Colón, escenario del Concierto de Clausura, allí encontramos un montaje más depurado, con mejor distribución de las luces y lo que observé como cierta simbología: Tarima de espalda a la Catedral y de frente a Hard Rock Café. Gnómico, fue la figura del cierre con su formato hibrido de Hip hop, Rap y electrónica, compartiendo temas como “El Cuchillo en la boca”, Hoy no quiero trabajar”, “Pa ella, y otros. (Texto y fotos: Alex Quezada)

No hay comentarios: