sábado, 27 de octubre de 2012

Félix: Feliz


In memoriam Félix del Rosario.  
Aprovechaba el fin de semana para leer el libro memoria del IV Congreso Internacional Música, Identidad y Cultura en el Caribe (MIC IV) (1), acción que de seguro pariría algunas líneas para compartir; pero una noticia me interrumpió. Como un empujón para que definitivamente deje de creer en la casualidad y termine de aceptar la cosa divina, mientras la pausa daba paso a otros quehaceres, en mi memoria martillaba una frase  escrita por Marivell Contreras: “El Maestro Félix del Rosario fue escuela en medio de la improvisación. Un músico prodigioso y sensible que siendo académico descubrió el sentido de la libertad que le proporcionaba conocer las reglas”.
Esa frase quedó registrada en el mencionado libro, incluida en la ponencia de Contreras, “Félix del Rosario: Un alma de jazz en un cuerpo merenguero”. Reflexionaba en torno a ella, justo en el momento en que me enteré del fallecimiento Félix.
Cosa divina, repito. De inmediato me abordó la tristeza, por la partida del gran músico y más porque se marchaba el ser humano afable y complaciente (su mayor prenda). Varios minutos marcaron un oscuro escenario, un torbellino de tristeza, sentimiento que no resisto. 
Por suerte tenía suficiente argumento para reponerme, tales como la sonrisa tierna e inocente del maestro, la cual yacía permanente en su rostro, y su don de caballero, que ni en los momentos más difícil de su enfermedad desapareció. Pero sobretodo, la música alegre, que fruto de su energía positiva, regaló a la gente dominicana y de otros lugares.
Su formación y fogueo en la calle encontraron equilibrio y fueron coronadas con esas notas que invitaban a la alegría, fruto de un estado de ánimo invariable…consistente.
Así decidí recordar Félix: Feliz. Lo recordaré como a cada melodía de las que escribieron su historia musical, esas que se sumaron a cualquier expresión: Samba, bossa nova, mambo, cumbia, guaguancó, bolero o merengue. Como a ese repertorio, que un día empezó a levantar y que cada fin de año disfrutamos. Es el mismo que al escuchar, repetimos a viva voz, o en el pensamiento, que “no existe navidad dominicana sin los temas de Félx del Rosario”.
Quiero que mi memoria mantenga la sonrisa que siempre vi. Así aspiro que todos lo pensemos, que en nuestras mentes se mantenga la idea de que vive entre los discos de Los Magos del Ritmo, La Santo Domingo All Star y el Grupo Félix; en las melodías y ritmos de “Skoquian” y “Mal pelao”; en cada diciembre criollo; en el timbre de un saxo tenor o  un vibráfono.
Su cuerpo está sin vida, pero él no ha muerto.

Por Alexis Méndez.

(1) El IV Congreso Internacional Música, Identidad y Cultura en el Caribe (MIC IV), presentó el tema "El jazz desde la perspectiva caribeña. En el mismo, Félix del Rosario fue miembro del comité de honor. 


No hay comentarios: