jueves, 28 de enero de 2010

Llegó acompañado de Fernando Rodríguez y estaba deseoso de que sus compatriotas conozcan su obra. Julio Virdes ya la conocía, le recordó los tiempos en que dirigía una banda salsera (brava entre las mejores). Luís, como siempre, volcó su amabilidad y buen trato hacia él.
De mi parte, inicié el coloquio al que todos se unieron. De repente, mencioné la palabra mágica, ¡Foto!...Y es que nunca está demás capturar los buenos momentos, como ese que vivimos aquella tarde.

De izquierda a derecha (delante) Alexis Méndez, Alex Díaz y Julio Virdes; (detrás) Luís Aquino y Fernando Rodríguez de Jazz en Dominicana


Fueron minutos de regocijo, en los que disfrutamos de la música de Alex Díaz, un percusionista (ejecutante de las tumbadoras) oriundo de Baní, un Quijote emocionado que apuesta al maridaje del merengue y el jazz.
-Lo mejor que le puede pasar a nuestro género musical, es poder beber del jazz y enriquecerse-apuntó convencido.
-Yo he tomado estándares del jazz y canciones conocidas para llevarlas al merengue. Con esto, los norteamericanos y otros extranjeros que desconocen nuestro ritmo, se motivan a bailarlo y a saber más de él.
La audiencia empezó a llamar, incluyendo a Wilfrido Vargas, quien quedó sorprendido por la adaptación del tema “Mañana de Carnaval”.
Alex nos contó de su experiencia junto a Tito Puente, de todo cuanto aprendió junto a Mario Rivera a quien considera su gran maestro.
-Recuerdo que Tito Puente me compró un automóvil, con el compromiso de que yo llevara a unos cuantos músicos de la orquesta, que como yo, no tenía como irse a su casa. En el caso de Mario, con sus ideas ha podido unir culturas y folclores que estaban olvidados. Yo lo considero un padre del merengue jazz, así como Mario Bauzá y Dizzy Gillespie lo fueron para el latin jazz en sus inicios.

No hay comentarios: