jueves, 15 de octubre de 2009

Es famosa la frase de un miembro del grupo Public Enemy, Chuck D, que dijo que el rap es "la CNN de los negros".
¿Cómo fue que este estilo consiguió un éxito mundial y llegó a influir en el arte, la moda y en hasta nuestra forma de hablar?
Remontémonos a Nueva York, 1979. Tres jóvenes empiezan a hacer música editando bases de otros artistas y cantando encima. Nace el hip-hop global.

Tres décadas más tarde, Wonder Mike y Master Gee –dos de los tres integrantes de Sugarhill Gang- dicen a la BBC que uno de los secretos del rotundo éxito fue que podían tocar en muchos lugares diferentes.
"Teatros, gimnasios, al aire libre, en parques, sótanos. En cualquier lugar donde hubiera un equipo de DJ y un micrófono, ahí estábamos".
"Era casi como muchas bandas tocando en un solo concierto. Eran fragmentos instrumentales de canciones sobre los cuales cantábamos", explica Master Gee, a cargo de las pistas.
"Fue como un casamiento entre lo musical y lo cultural", agrega el cantante, Wonder Mike.
"En el mundo no se había oído nada igual. Pero sólo nos conocían en Nueva York, afuera de la ciudad nadie nos había escuchado. Luego con la publicidad, las películas, la TV, nos conocieron en el mundo".
¿Raíces africanas?
Pero para algunos los orígenes del hip-hop están lejos de Estados Unidos.
Ben Herson, fundador del sello Nomadic Wax, dedicado a difundir el rap de los países pobres, afirma que el nacimiento del género fue en África.

"Viajó junto con el comercio trasatlántico de esclavos hasta el Caribe, y de ahí a EE.UU.", asegura.
"El hip-hop es el eslabón perdido entre Estados Unidos y África. Es como una conversación interna dentro de la diáspora africana. Estaba la cultura Creole, el blues, el jazz, el rock, y todo eso junto derivó en el hip-hop".
Herson está particularmente interesado en el "factor CNN", pues "la música influye en la política y en el cambio social", lo que significa que en todo el mundo pueden sentirse identificados con el rap.
Un ejemplo es el del rapero sudanés Emmanuel Jal, quien saltó a la fama por sus letras en las que relata su experiencia pasada como niño soldado.


Hace treinta años, la canción "Rapper's Delight" ("Deleite del rapero") de Sugarhill Gang se transformó en el primer rap en llegar a la cima de los rankings estadounidenses. A partir de ahí, el hip-hop se desaparramó por el mundo.

"Efecto Obama"
Pero no todo es protesta social. Muchos cantantes prefieren hablar de mujeres, gánsters, sexo o de los defectos de sus propios competidores.
Los puristas del género reivindican su naturaleza social y critican el machismo, el materialismo y el bling bling, como se denomina al uso de objetos ostentosos como joyas de oro y coches caros.
El mismísimo presidente estadounidense, Barack Obama, gusta del hip hop y defiende su aspecto más social.
Obama, que suele escuchar al neoyorquino Jay-Z, dijo que las figuras del género tienen el potencial para enviar un mensaje "increíblemente poderoso" y que "haga pensar".
De hecho en EE.UU. se habla del "efecto Obama" en referencia a la influencia del presidente en los músicos para que compongan letras más positivas y menos consumistas o violentas.
Clave del éxito
Pero ¿cuál es la clave del éxito del género?
El rapero palestino Jreri dijo a la BBC que el atractivo de este género es que da voz a los desconocidos y resume: "Es el único tipo de música que habla de la realidad y que se conecta con la gente".
"Es un lenguaje de las minorías, de la gente que quiere expresarse y describir su realidad, su situación política, social y personal".
Para el productor Herson, la clave es su simplicidad.
"Es la forma más básica de hacer música. Sólo necesitas un ritmo (beat) y una voz".
"Si quieres hacer rock precisas dinero para los instrumentos. Para hacer hip-hop puedes golpear una mesa y cantar. Es muy fácil".

Este escrito fue tomado del portal BBC MUNDO.

No hay comentarios: