miércoles, 1 de julio de 2009


Existe una acentuada y colectiva convicción, que lo señala como un álbum musical excepcional; dotado de gran riqueza melódica y armónica, cargado de una excelente combinación de ritmos.
El título se extrajo del soneo de uno de sus temas, el que fue punta de lanza para el éxito rotundo. Willie improvisa-Son Fantasma/somos Fantasmas/ siento la puerta tocar tres veces/¿…oh que será?-en la grabación de un tema que tomó prestado a Chico Buarquer y al que puso su sello, y se alzó por encima de todas las versiones, incluso la del autor brasileño…por lo menos de este lado de charco.
Corría el 1981 y se definían cambios en el mundo, momento de erguir el pecho para enfrentar los retos de un nuevo decenio, dejando de lado todo lo que podía oler a la década anterior. Y entre esos olores estaba el sonido hippie y progresivo, pero también caribeño e irreverente que emanaba el movimiento de la salsa, al que Willie Colón, uno de los más importantes artífices, no quiso aferrarse.
Eran los años en que se empezaba a usar la palabra “Global”, para nombrar un concepto que hoy es natural, pero que en aquellos días solo estaba en la boca y la cabeza de los genios, de los visionarios, o sencillamente de los atrevidos.
Quizás sale a relucir la pregunta, ¿A que renglón pertenece Willie? Pero al margen de la respuesta, sale a flote su álbum “Fantasma”, como la coronación de la extensa obra musical que llevaba hasta el momento, y en cuyo contenido es notable la integración de elementos que resultaron una agradable rareza, tanto para los pies del bailador, como para el sentido común del que disfruta escuchando.
En “Fantasma” se combinan los aires de la música sinfónica, con base rítmica caribeña, pop; se presentan, de manera puntual, elementos de la música puertorriqueña, con la inclusión del cuatro y algunos toques de bomba; y de manera sugerente se sienten los trombones, que constituyen el arma y alma de Colón.
Este trabajo es el segundo de una saga que inicia en 1979, en el que el trombonista y productor musical, había decidido incursionar en el canto. Su registro vocal y entonación es la diferencia entre las potentes voces de los soneros de la época, lo que también sumó adeptos a su nueva salsa.
A todo lo mencionado, hay que sumarle el tipo de historias que contó, diferente a las que planteaban los amotinamientos que denunciaban la discriminación del latino. Ahora llegaba diferente, vertiendo una mirada hacia el interior de los seres humanos, buscando entre sus sentimiento "el por que de su circunstancia" y hurgando entre algunos aspectos de la relación de pareja.
Los Temas

1-¿Oh que será?
2-Sueño de Papelote
3-Mi sueño
4-Celo
5-Amor verdadero
6-Volar a Puerto Rico
7-Al dormir
8-Toma mis manos

COMPRAR ESTE DISCO AQUI.

Nota: No nos hacemos responsables del mal uso de las descargas, sobretodo por Piratería. Nuestro objetivo es difundir la música de origen caribeño y motivar a quienes la descargan a comprar la producción donde están cada uno de estos temas, originales y con mejor calidad que lo que aquí se exhibe.

No hay comentarios: