viernes, 27 de marzo de 2009


Tenemos que confesar que no hemos analizado fríamente la designación del maestro José Antonio Molina como director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Santo Domingo, pero a primera vista nos sentimos felices. Y es que conocemos del nivel de exigencias de este músico y de su capacidad-el modelo de músico a que todos podemos aspirar-me comentó mi amigo Crispín Fernández, quien asegura que Chicho, como lo llaman sus allegados, tiene la herencia del folclor, que le llegó por parte de su madre Josefina Miniño, contacto con la música popular, que le inculcó su padre Papa Molina y el pleno conocimiento de la música clásica, fruto de su preparación académica.

No hay comentarios: