sábado, 21 de mayo de 2011

Oscar D' León, Jerry Rivera y El Gran Combo ponen sabor al Festival de salsa de Boca del Río, en Veracruz, México.

(Por Magda Fonz)

El Festival Internacional de Salsa Boca del Río 2011 comenzó a pocos minutos de las seis de la tarde con el grupo local de mi buen amigo Ambrosio Morales, Hawaii 5-0, para hacer antesala a otros grupos locales y mezclados con elementos de otros paises como LCS de Venezuela y Venezuelan Brother´s, y para que segundos después, una alegre coreografía con tintes carnestolendos ocuparan la tarima con el opening a ritmo de "Quitate de la vía, perico".
Una de las cosas que más ama México es la nostalgia. Esta nostalgia también nos hace pensar que quizás no sea tanta la nostalgia, sino el personaje en cuestión que llega a recordarnos que México es un excelente importador de Son, Salsa y todos sus derivados.
¿Quién más sino el Sonero del Mundo para abrir el Festival Internacional de Salsa Boca del Río 2011?
¡Rugió el boulevard! llegó el León y con un solo zarpazo en el piano de su director musical, el respetable se rindió ante sus pies.
Oscar delieta así sea con los mismos temas que lo llevaron a la gloria hace 20 años, y los mexicanos se lo agradecen, pues no le perdonaríamos dejarnos sin escuchar "Hechicera", "Calculadora", "Bonito y sabroso", "Fracisco Guayabal" y sus "Detalles" hasta en la improvisación.
Oscar siempre causa lo mismo, una alegría total, que una pareja de mexicanos-él de la tercera edad y ella de mediana edad-surgieron detrás del escenario entre voces y coros bailando a la candencia que el Sonero del mundo les marcaba.
Oscar no deja el alma en tarima, la suelta entre su público para que el sabor bendiga a todos.
Este cantante venezolano, amado por todos, no sólo representó a Venezuela, sino al mundo salsero con un popurrí de diferentes países, como Cuba, Puerto Rico, Colombia y hasta el famoso "El Rey" del gran José Alfredo Jímenez lo cantó a coro con el público presente, que lo ovacionó como siempre y lo despidió como lo que es, el Rey de los soneros.
Habría que decir como dato, que los que abrían el espacio internacional era la Charanga Habanera. Quizás podría aventurarme a decir que fué por un atorón en algún aeropuerto. Tendremos más detalles al respecto.
Así, pasando del son a la salsa romántica de los 90´s llegó Jerry Rivera, con su director musical Ramón Sánchez y los bailarines puertoriqueños Felíx Santiago y Dicky Colón, alborotó a las chicas de 30 a 40 que, nuevamente, la nostalgia movió hasta las que iban acompañadas.
¡Recordé "Amores como el nuestro" borícua! Al mismo tiempo que una bandera de Puerto Rico ondeaba al ritmo de "Ese", "Casi un hechizo", "Darme un beso así" mientras el cantante, ahora ya casi abuelo, sonreía un poco. Pero es un hecho que en México se le sigue recordando.
Los artistas ayer coincidieron en que en ese momento en el mundo entero, los ojos de los salseros estaban puestos en Boca del Río, Veracruz, y Jerry Rivera lo reiteró en el escenario diciendo que ni en Puerto Rico se realiza un evento del género tan grande, pues reunir a tantos grupos y cantantes, no es fácil.
El publico coreó los exitos de este boricua que lleva vendidos mas de cuatro millones de discos. En ese momento, ya habían más de 90 mil personas en el boulevard Vicente Fox que, adornado con la playa, un apremiante calor y una sed de sabor, disfrutó a Jerry Rivera que cantó más de una hora y veinte para visitantes de todo el país y de algunos países.
A las once y treinta de la noche ya la gente desesperaba y comenzó a rugir de nuevo los más de 700 metros de boulevard que sirvieron de pista. Y es que la presentación del Gran Combo de Puerto Rico fué, sin duda, lo más esperado de la noche.
Entraron con gran sonrisa, y cantando "Sin salsa no hay paraíso" de su más reciente producción.
La energía de este grupo que está próximo a cumplir sus 50 años, no tuvo que pedirla de ningún lado. Coreografías, coros, gritos y temas como "Que me lo den en vida", "Trampolín" y "La muerte" fueron el inicio de la Universidad de la Salsa.
Se me erizó la piel y el publico comenzó a pedir canciones, a gritar sus saludos, a bailar de verdad, y sus legendarios cantantes: Charlie Aponte (1973 - presente), Jerry Rivas (1977 - presente), Luis "Papo" Rosario (1980 - presente) complacieron a todos, desde "Ojitos chinos", "El menú", "Timbalero" y "Brujería" , los que el público se desbordó a cantar y bailar sin ningún tapujo, aunque el espacio estaba tan aglomerado de gente que hubieron algunos desmayos.
El Gran Combo vino y le puso el afinque. No tuvimos que extrañar las coreografías de la Charanga Habanera ya que estos señores traen un verdadero show de baile y sabor.
Se deja en claro porqué son la Universidad de la Salsa y la gente gritaba "Un verano en Nueva York" que duró más de 11 minutos entre descargas de Richie Bastar y pregones de los catedratícos cantantes Papo, Jerry y Charlie.
Rafael Ithier-el líder, director y pianista de orquesta-no los acompañó en esta ocasión y en su puesto vino Willy Sotelo quién se encargó de sostener el sabor de esta agrupación que sin duda, fue lo esperado de la noche.
Después de casi dos horas de cantar, el Gran Combo de Puerto Rico se despidió entre aplausos, gritos de "otra" y alegría general.


Magda Fonz es productora de Salsabor, un programa de radio histórico musical que se transmite por XEVA 790 AM de 5:00 a 6:00 pm en Villahermosa, Tabasco, México desde el 30 de Noviembre de 1996.

No hay comentarios: