miércoles, 1 de diciembre de 2010

Otros toques del Festival

John Benítez y Danilo Pérez son merengueros
Por un lado John Benítez le comentó a Alexis Méndez que el hecho de ser hijo de una dominicana, lo motivó a estudiar el merengue. Mientras que Danilo Pérez le confesó a Miguel Andrés Tejada que en los tiempos en que estudiaba música en Boston, fue pianista de la orquesta de Benny Sadel.
Eso da respuesta al desenvolvimiento de ambos cuando, en el taller para estudiantes, finalizaron interpretando el ritmo de los dominicanos.

También eternos profesores
Y en cualquier rincón del Festival se les podía ver a ambos, de manera individual, rodeado de jóvenes músicos a los que daban consejos y técnicas.


Crispín, eterno estudiante
A pesar de la experiencia que lleva a cuesta, Crispín Fernández no deja de interesarse por aprender cosas. Fue ese el motivo que lo llevó a confundirse entre los estudiantes y poner atención en lo que decían Marco Pignataro y Danilo Pérez.

Ambiente hasta al amanecer
Dice el refrán que Nueva York no duerme; pero esta ciudad no es la única, porque la playa Cabarete tampoco lo hace. Al final de cada jornada del Festival los bares y restaurantes recobraron vida…y la noche fue corta.

Hijo de gato, le gusta el jazz
No solo hereda la pasión por la música que tiene su padre; además, Francis Benítez lleva consigo el espíritu de colaboración de John, pues como a él, se le pudo ver colaborando en cada uno de los talleres impartido, gozando todo cuanto hizo.

No hay comentarios: