martes, 5 de enero de 2010



Fueron 45 días de espera, de una batalla con victorias sutiles y retrocesos parciales contra una enfermedad que lo aquejó por más de una década. Hasta que el cuerpo dijo "basta", y la voz de Sandro se apagó. Ver escrito completo en BBC MUNDO.

No hay comentarios: