viernes, 26 de junio de 2009


Esa tarde decidí retirarme temprano. Mientras cambiaba los canales de mi televisor, un titular me detuvo en CNN. Este, más o menos decía, que algunas fuentes aseguraban que Michael Jackson había muerto. Al parecer, no tenían la noticia oficial, lo que me llevó a consultar otras fuentes. Finalmente, devuelta a CNN, se confirmó el rumor.
No voy a entrar en los detalles de las causas del deceso, al fin y al cabo, sea de una manera o de otra, el resultado es el mismo, pues hoy no contamos con la máxima figura de la música pop que ha dado la historia.
El resultado es que la gira que emprendería en Julio se quebró. El resultado es que el deseo de millones de personas se quedó frustrado al no poder remembrar los momentos de unos años gloriosos. El resultado es que murió un rey, que entre tanta realeza cacareada por la industria de la música, tiene genuina corona.
Con Michael Jackson la música dejó de ser de negros, o de blancos. Simplemente fue música…afortunadamente fue música, gracias a su propuesta, cuya irreverencia se atrevió a integrar el rock, funk y el soul.
Del su baile, ni hablar. Con la rara mezcla de las células de Marcel Marceau y James Brown, originó un estilo propio que ha sido referencia de la generación posterior.
Son más sus aportes, los cuales han generado records y que de seguro, a partir de ahora, podrán ser exaltados por encima de cuestionamientos humanos y terrenales.
Pedimos permiso al Caribe para rendir tributo y decir adiós a este rey, cuya partida solo fue física.
La noticia, AQUI.


No hay comentarios: