jueves, 9 de octubre de 2008

Entrevista


(Por Alexis Méndez).
Para él, el acordeón es más que el instrumento con el que se gana la vida. Y es que a Joaquín Díaz, el instrumento alemán, aplatanado desde el siglo XIX, le saca la más grata satisfacción.
No sabíamos que era músico. Lo conocimos cuando, en su rol de oyente, llamaba al programa MUSICA MAESTRO con la finalidad de reportar la sintonía desde Montreal y enviar algunos saludos a sus amigos que le acompañaban. Tiempo después nos enteramos que el hombre es un digno embajador de la identidad dominicana.
Queremos compartir las respuestas de Joaquín ante nuestras preguntas.

Alexis Méndez (AM): ¿Cómo entra el acordeón en tu vida?
Joaquín Díaz (JD): Mi papá era músico y siempre se escuchaba música en la casa. Primero me inicio a la Tambora. Había un acordeón en la casa pero yo no tenia derecho de tocarla. Aprovechaba mientras papá se iba al trabajo para explorar ese instrumento que me fascinaba bastante y hasta un día que él regreso mas temprano a la casa y...se sorprendió. A partir de ese día, mi papá me llevaba en las fiestas para tocar con él. Yo tenía como 7 años.

(AM): ¿Puedes contarnos como llegas a Montreal y a la escena musical de esa ciudad?
(JD): Llegue a Montreal en el año 1990 con mi esposa, quien vivía en San Pedro de Macorís dando clase de inglés. Ella tuvo la idea de invitarme a Canadá para conocer a su familia. Ella es de familia de músicos también. Su papá era acordeonista, con él que me aprendí lo básicos de la música tradicional de Quebec. A partir de eso yo me presenté en varios festivales: El festival internacional del acordeón, el festival de Jazz de Montreal, en diferentes eventos culturales…abrí la presentación del grupo Sierra Maestra de Cuba en Montreal.
La gente me recibió aquí como si fuera de la familia de Quebec. Mi música era completamente nueva y la gente quería más y más.
Yo inicie el merengue tradicional aquí en la provincia de Quebec y luego haciendo giras en todo Canadá, luego giras en Estados Unidos y también Europa.

(AM): ¿A que te dedicabas cuando estabas en República Dominicana?
(JD): Siempre estuve en la música. Yo hice mi primera participación en la televisión a la edad de doce años con Yaqui Núñez del Rico en “Show del medio día”, luego tuve la oportunidad de tocar en el medio turístico. Toque en el Hotel Embajador durante 5 años, con mi grupo, en el que estaba el conocido saxofonista Isidro Chávez, conocido como Isidro la Rana.
También tuve la oportunidad de hacer una gira con Olga Lara. Además, participé en los Juegos Panamericanos de Puerto Rico (1979), toque para el Presidente Balaguer en el palacio nacional y amenicé muchas fiestas privadas.

(AM): ¿Tienes alguna formación musical académica? Si es así, dinos donde estudiaste y si tienes algún maestro que recuerdes.
(JD): Estuve en la escuela de música de San Pedro de Macorís. Yo aprendí lo básico de la música con el maestro Simeolis. Pero mi formación llegó como autodidacta, trabajando duro, tocando y escuchando mucha música...todos tipos de música.

(AM): ¿Cómo ha sido la aceptación de los dominicanos hacia tú música?
(JD): ¡Yo los pongo todos a bailar!

(AM): ¿Y los Canadienses, te aceptan?
(JD): Los Canadienses descubrieron la música más caliente con mi acordeón.
¡Yo los contagié a todos!

(AM): ¿Háblanos sobre esos eventos internacionales en los que has participado?
(JD): Hemos hecho muchas giras. Fui invitado a varios eventos culturales y festivales. Yo toque en Marruecos, en Martinica, en Parí, Barcelona (Forum Universal de la Cultura) y otras ciudades europeas; varios eventos en Los Ángeles. Yo toque en Nueva York, en el Lincoln Center, abriendo un show de José Alberto el Canario. Toque a la Casa de la Cultura de la Republica Dominicana en Nueva York, en la calle Ámsterdam.
He llevado la música típica de mi país a muchos lugares de Estados Unidos.

(AM): ¿Cuales elementos marcan la diferencia del merengue de Joaquín Díaz?
(JD): Yo toco mucho usando los acordes en la mano derecha. Además, los años que tengo viajando con mi acordeón, han dado como resultado una influencia de varias culturas que se siente más y más en mi música.
Cuando uno viaja así, uno aprende a sentir su público y yo he aprendido a ajustarme a la velocidad de la gente cuando baila, por lo que he aprendido a manejar la aceleración para que no se sofoquen.

(AM): ¿Cuales acordeonistas y cantantes te han influenciado?
(JD): El Trío Reynoso, Tatico Henríquez, Chichito Villa, Guandulito, Joseito Mateo, Francis Santana y Vinicio Franco.

(AM): ¿Además de la profesión de músico, te dedicas a otra actividad?
(JD): Yo tengo algunos alumnos de acordeón aquí en Montreal. Soy profesor.
(AM): ¿Que tipo de persona se interesa por estudiar este instrumento?
(JD): El acordeón aquí es muy popular. Hay un interés de parte de los adultos y también de los niños. Mi esposa me ayuda. Ella da clase de violín y de piano.

(AM): ¿Es cierto que tocas varios tipos de acordeón?
(JD): Si. Toco el acordeón diatónico (de 2 y 3 carreras), el acordeón cromático y acordeón piano.

(AM): ¿Contrario a la mayoría de los acordeonistas dominicanos, tú escribes tus partituras, ¿Puedes hablarnos de esto y de las ventajas que te proporciona?
(JD): La ventaja principal está en las grabaciones. Cuando se toca en vivo no las uso mucho las partituras.

(AM): ¿Además del merengue típico, que otro tipo de música puedes interpretar con tu acordeón?
(JD): Bueno, yo toco de todo. He interpretado música Francesa, música tradicional norteamericana, música tradicional de América del Sur, los italianos me han invitado para tocarles su música en fiestas privadas, puedo también complacer a los alemanes, etc.

(AM): ¿Noté que en algunas de tus grabaciones no utilizas el saxofón, un instrumento importante en el perico ripiado. ¿Empleas algún recurso para llenar el vacío melódico que puede causar la ausencia del saxofón?
(JD): Bueno, yo tengo un sintetizador, pero si yo tuviera a Isidro la Rana como vecino tal vez hubiera más temas con saxofón.

(AM): ¿Cuantas producciones discográficas has realizado?
(JD): Hasta ahora son 4. También tengo una compilación que fue hecha en California, por la compañía Arhoolie (www.arhoolie.com), una distribuidora que trabaja la música de acordeonistas mexicanos y tejanos.
También hay otra compilación que fue hecha en Francia y distribuida por la Compañía Cinco Planetas.
(AM): ¿Cuáles proyectos inmediatos tienes en carpeta?
(JD): En este momento estamos hablando de giras.

(AM): ¿Qué anhelas, que hasta el momento no haz logrado como artista?
(JD): Me gustaría juntarme un día en la misma tarima con algunos músicos de mi país como el maestro Crispín Fernández, Sony Ovalles, Cuso Cueva. Quisiera lograr hacer una gira en mi país la Republica Dominicana.

(AM): ¿Qué anhelas, que hasta ahora no haz logrado como ser humano?
(JD): Estoy en camino de difundir la música dominicana por todo el planeta. ¡Esa es mi misión!
Conoce más sobre Joaquín Díaz AQUI.

No hay comentarios: