martes, 25 de agosto de 2009

MUSICA MAESTRO se complace en compartir con sus lectores, este escrito del maestro saxofonista Juan Colón, voz autorizada si de improvisación, jazz y merengue se trata. Además ha dedicado tiempo en estudiar la obra de uno de los músicos más ingeniosos que ha dado República Dominicana, el gran Tavito Vázquez.
Improvisar

(Por Juan Colón).
El significado de esta palabra es el mismo en el lenguaje musical. Llamamos improvisador a un instrumentista y/o cantante que exprese cosas no planeadas en una pieza musical de cualquier género. Pero vamos a referirnos específicamente a los solistas de instrumentos.Donde más se aplica este concepto es en el Jazz, género musical donde el músico tiene la oportunidad de expresar sus conocimientos de una forma coherente, siguiendo un círculo amónico de una determinada estructura musical.Dentro de las diversas manifestaciones musicales que existen en
Estados Unidos, además del jazz también tenemos el blues, las baladas y así sucesivamente. Luego surge el género del latin jazz, una fusión de música latina con jazz donde sus primeros exponentes fueron los músicos cubanos llegados a Estados Unidos.Más tarde surgió el movimiento musical brasileño donde el bossa nova, un género relativamente nuevo, que salió a la luz por los años 1960, y entró al mundo de la música internacional con gran aceptación, donde de manera paradójica un jazzista se convirtió en uno de sus más grandes intérpretes a nivel mundial. Este genial músico, Stan Getz, tuvo un gran repunte en su monumental carrera como solista.He aquí algunos improvisadores del jazz que han logrado preeminencia en el mundo: Art Tatum, Oscar Peterson, Bill Evans, (pianistas), Charlie Parker, John Coltrane, Stan Getz, Michael Brecker (saxofonistas) , Miles Davis, Freddy Hubard, Maynard Ferguson, Clifford Brown, (trompetistas) , por citar algunos, la lista es inmensa.Dentro del mundo del latin jazz, tenemos grandes solistas los cuales fueron los responsables de abrir el camino para los siguientes improvisadores.Mongo Santamaría, Machito, Mario Bauzá, lideres de orquestas cubanos, fueron prácticamente los responsables de iniciar el movimiento de introducir esa nueva modalidad musical bautizada como latin jazz.Chucho Valdez, Hilton Ruiz, Jorge Dalton, Sony Bravo, por mencionar algunos fueron casi pioneros, luego Papo Lucas, Oscar Hernández, (todos pianistas). Mario Rivera fue el gran mentor de los saxofonistas que se destacaron dentro de ese mundo, sembrando la semilla de los saxos, seguido por Paquito D'Rivera, David Sánchez, Furito y otros famosos.Luego entró Michael Camilo quien con su estilo logró ocupar un lugar de relevancia dentro del mundo del latin jazz. Y más tarde, emergió otro genial pianista cubano, Gonzalo Rubalcaba, extraordinario solista.
Tenemos muchos bajistas y trompetistas que han incursionado con gran éxito en ese mundo los cuales haría extensa la lista.Han tenido una leve idea de un mundo extraordinario del músico y que sólo es seguido por una escasa población en el hemisferio.En nuestra música no hemos descollado a esos niveles de improvisación por la pobreza armónica de las composiciones iniciales de merengue y más tarde por las escasas oportunidades de que dispone el músico dominicano.
En nuestra música sólo hemos tenido un verdadero improvisador que por muchos motivos no pudo entrar al mundo del jazz ni tampoco al latin jazz, pero que si reunía las condiciones musicales para hacerlo. Se trata de Tavito Vásquez, quien desde 1945, aproximadamente, inició una revolución en el concepto de la improvisación en el merengue.Sus grabaciones son muchas, aunque muy pocas como solista individual, pues tocaba en grabaciones para otros artistas como el Conjunto Alma Criolla, Trio Reynoso, Elenita Santos, Joseíto Mateo y su Trio Cibaeño, Luis Kalaf, Ñaní Vasquez y el conjunto Los Rigoleros, Juan Luís Guerra y otros más.Por la poca conciencia musical de nuestros disqueros, cronistas, dueños de programas, líderes de orquestas, el genial trabajo de este solista es prácticamente desconocido, lo cual constituye una verdadera lástima porque era un músico que bien merecía llamarse "virtuoso del saxo" dentro del merengue.
Dentro de las limitaciones musicales del merengue, este gran músico logró desarrollar su mundo pensando de la manera que piensa un jazzista. Tratar este asunto de la improvisación superficialmente es muy problemático por las profundas manifestaciones que implica ser improvisador y por el lenguaje que se debe usar para que una persona no músico pueda entenderlas.
Voy a tratar de relacionar la mente de un improvisador del jazz con la de un improvisador de merengue. Por la forma estructural del jazz se sigue una secuencia armónica que llamamos circulo armónico, cosa que no sucede con el merengue. Regularmente las estructuras del jazz tienen como mínimo 16 compases, cada compás con un acorde diferente; en cambio, el merengue sólo dispone de dos acordes que se repiten durante el tiempo de duración.Cuando se improvisa se debe conocer el circulo armónico de memoria, pues se va recorriendo mentalmente por donde se va caminando, aunque con el tiempo todo eso está automatizado en la mente del improvisador. Hasta aquí creo que las cosas hacen lógica.La grandeza de Tavito Vásquez fue improvisar en el merengue con la mente de un jazzista. Cuando improvisaba construía su mundo armónico sobre los dos acordes del merengue y no se ataba a la pobreza armónica de este mismo.Sobre esa pobreza armónica, Tavito creó un caudal de riquezas de una manera inusual. Sólo en su mente existían esos círculos armónicos y se empeñó en desarrollar un mundo espectacular, apoyado en sus grandes cualidades como músico.
Vásquez poseía un talento extraordinario cultivado desde su niñez con la ayuda de sus tíos y padres, todos músicos. A temprana edad, diez o doce años, la orquesta de Los Hermanos Vásquez le servió de laboratorio para desarrollar su talento y emprender un mundo nuevo. Ya con el Conjunto Alma Criolla, Vásquez inició su magistral vida de solista la cual fue adquiriendo notoriedad tanto dentro como fuera del país. Músicos como Paquito D'Rivera venían a Santo Domingo a escuchar a este gigante que era maltratado en su propio país, ya que percibía estipendios miserables por sus trabajos y nunca obtuvo el reconocimiento debido.Tavito, sin saberlo, había iniciado una revolución musical, al mismo tiempo que Charlie Parker y Carlos Gardel lo hacían en sus países, como el propio Tavito lo expresara en una entrevista.
Por años fui seguidor de su carrera, aunque mi norte no era convertirme en improvisador de merengue. Estaba enamorado de Stan Getz, Paul Desmond, Coltrane, Canonnball Aderley y me sumergí en el estudio de la técnica para lograr practicar los solos de estos gigantes. Es años después, cuando escucho un homenaje de un grupo llamado Los Super Sax que le hicieron a Charlie Parker, cuando se me prendió una velita y decidí empezar a estudiar en serio a Tavito Vásquez, su técnica, su forma de pensar, sus ideas, su fraseología y me sumerjo por unos cinco años hasta que decido empezar a transcribir sus solos, luego a orquestarlos para cuatro saxos y más tarde a grabarlos.
Todavía nuestros músicos ni nuestro país ha entendido la magnitud de virtuosismo de este genial músico. Muchas barreras sociales han tenido un gran porcentaje de culpabilidad en todo esto. A otros músicos, con mucho menos derecho a ser consagrados, se les ha dado reconocimiento.Nuestra forma de improvisar está en pañales porque no hemos querido desarrollar este concepto aplicado al merengue. Todos quieren ser excelentes improvisadores dentro del jazz.Músicos nuestros como Michael Camilo y Mario Rivera, quienes se han destacado dentro del mundo de la improvisación, no han hecho ningún trabajo donde todos sus conocimientos lo traduzcan al lenguaje del merengue. Probablemente es parte de nuestra propia apatía como colectivo social. Siempre hemos sido dados a buscar y otorgarle todo mérito al extranjero.
Trataré en lo más simple que se pueda explicarle al amigo lector los asuntos envueltos en el mundo de la improvisación.Cuando hablamos de improvisar prácticamente nos estamos refiriendo al Jazz y el Latin Jazz.Los instrumentistas (pianistas, trompetistas, saxofonistas, bajistas, trombonistas, etc.) deben tener muchas cosas en común para tomarse de la mano y lanzarse al fascinante y exigente mundo de la improvisación.Previo a tocar juntos, cada músico debe tener aprendido los conceptos técnicos, armónicos y progresiones, para luego proceder a hacerlo juntos.En un simple cuarteto: Piano, bajo, batería y saxo, por ejemplo, van a tocar algo en común, como Autum leaves (Hojas muertas), es uno de los estándares más famosos del repertorio del músico de jazz.El piano va a tocar de dos maneras en sentido general: Comping (tocando bases armónicas para el solista) y luego como solista; el bajista va a tocar un concepto que se denomina walking bass (caminando dentro de la armonía) y el saxo expresa sus ideas en base al concepto armónico de la canción.Lo más hermoso de todo esto es lo siguiente: cada músico tiene que regirse por el orden armónico establecido y al mismo tiempo tiene la libertad de hacer lo que siente y lo que quiere sobre lo que siente.Esta secuencia armónica: //: Dm7/G7/C7/F7/ Bm7(5b)/E7/ Am7/A7://, que se compone de ocho compases (es la introducción de Autum leaves), se establecen las reglas de las cuales el solista va a tocar la melodía y quién comienza a improvisar. Luego, cuantas veces se va a caminar por ese círculo armónico (los diez y seis compases) puede ser que el saxo toque el círculo cinco veces, entonces el próximo solista, por ejemplo el pianista, toca cinco veces o la que se hayan puesto de acuerdo y así sucesivamente. Mientras todo eso pasa, el bajista sigue tocando el walking bass a través de todo el proceso de la canción, intercalando diferentes formas y si también actúa como solista lo hace.Todo esto tiene una excitación grandísima para los improvisadores, y como podrán ver cada uno toca con absoluta libertad, pero en el fondo todos siguiendo un patrón armónico que no produce tensión de ninguna especie entre los instrumentistas. Caminando juntos pero por senderos distintos. Se podría decir que estamos entrelazados armónicamente. Conocemos el círculo pero cada uno lo caminará de diferentes formas.Ahora bien, la improvisación del solista tiene mucho que ver la velocidad del tema y con el estilo para poder expresarse. Las ideas cambian de acuerdo a la velocidad y el estilo. Por ejemplo, no es igual improvisar sobre un bep bop, sobre un blue, sobre un latin jazz, sobre un bossa nova.
El merengue, por su pobreza armónica, nunca ha sido un género apetecible para el improvisador. Por eso nunca van a ver grandes improvisadores haciéndolo dentro del merengue, con excepción de dos grandes, Tavito Vásquez y Félix del Rosario.Luego, hay otras partes mucho más complejas dentro del mundo de la improvisación, relacionadas a rearmonizar sobre la base de lo establecido. Pero se trata de una tarea compleja en la que no entraremos en detalle, por lo difícil de explicarlo al no músico, pues aún muchos los versados en música no lo asimilan por carecer de las bases correctas.
En la canción Autum leaves, Miles David (uno de los gigantes del jazz junto con Julian Cannonball Aderley (saxofonista) , (ambos) tocaron uno de sus mejores solos en sus respectivos instrumentos. Este tema está en el cd de Miles titulado The Best of Miles David.Han existido extraordinarios improvisadores, genios, con una capacidad asombrosa de todo lo anterior, quienes estudiaron todas las formas posibles de llegar a lo más profundo que un músico pueda llegar.
Por último, cuando se juntan varios músicos a tocar sentimientos, la acción se denomina un jam session, donde se toca para vacilar, muchas veces se toma un tema en específico, otras veces se elige al azar y otras el pianista toca una secuencia armónica de varias compases y ahí se arma la fiesta.En el ámbito del jazz hemos tenido tres grandes improvisadores, Mario Rivera (Saxofonista) , Ite Jerez(Trompetista) y Michael Camilo (Pianista),, glorias del jazz latino, no sólo para los dominicanos, lograron ser aceptados en el exigente mundo del jazz como uno más de ellos.En el proceso de un simple tema se envuelven muchos factores y problemas para cada músico. Cada acorde tiene su respectiva escala y también sus modos, los cuales son herramientas para usar. Luego las progresiones y enlaces entre un acorde y otro. También como buscar dentro de cada cuatro compases una escala de enlace común entre estos acordes.Es un mundo de muchas complejidades pero lleno de hermosos colores y cada artista lo usa a su manera. Todas son correctas si se saben usar.
Improvisar es una gran terapia para el alma del músico.

2 comentarios:

hectorav16 dijo...

Felicitaciones en tan magnifico articulo. Casualmente yo comentaba en mi blog, en un articulo que escribi sobre Benny Moré, que la improvisacion (en este caso al cantar) parece ser un arte perdido. Benny era excellente improvisador, pero ya los cantantes de Salsa casi no improvisan como lo hacian Benny e Ismael Rivera. Ahora muchas orquestas tocan las canciones en vivo, tal cual las grabaron, sin ninguna adicion o cambio, ni en la musica, ni en los soneos. Es lamentable, porque es en la improvisacion donde se puede apreciar mejor quien es un gran sonero y verdaderamente disfrutar a plenitud de esta parte de nuestra musica.
Concluyo mis comentarios, de que la falta de improvisacion se debe a que los cantantes no le dan ninguna importancia a esta faceta, y no por falta de capacidad para hacerlo. No es posible que inclusive en su tiempo libre, un cantante no pueda pensar en unos cuantos soneos nuevos para sus canciones.

Saludos,

Hector Aviles
http://latinowebcafe.com

Silver-Stone dijo...

Toa una clase sobre el extraño asunto de la improvisación, che.
Ojalá desarrollara Ud. el tema. Seguro habrá aspectos toavía por tallar... En cualquier caso, ha sido una esclarecedora introducción. Justamente estaba buscando un foro o taller online donde pueda uno discutir e intercambiar trucos, conocimientos o experiencias de improvisación...
Felicitaciones.
Best for you.

Sylver